¿Funcionan las dietas según el tipo de sangre?

La teoría de las dietas según el tipo de sangre, se basa en eliminar o aumentar ciertos alimentos como las carnes rojas, los lácteos y el consumo de sal. A pesar de ello, es poco el sustento científico que pueda demostrar beneficios a la salud.

La dieta según el tipo de sangre fue popularizada por el Dr. Peter D´Adamo en el año 1996. Esta dieta propone el consumó de aquellos alimentos que resultan ser compatibles con los antígenos del grupo sanguíneo de cada persona, los cuales están íntimamente ligados con los rasgos genéticos de nuestros antepasados.

¿En qué consisten las dietas según el tipo de sangre?

 De acuerdo al grupo sanguíneo, los alimentos pueden ser benéficos, neutros o nocivos para la salud de las personas:

 

  • Tipo A. Incluye alimentos como verduras, pescados, mariscos, granos enteros, frijoles, y fruta. En este grupo se limita el consumo de carnes rojas, lácteos, limas y trigo.

 

  • Tipo B. Recomienda el consumo de carnes, lácteos, frijoles, granos enteros y verduras. Mientras tanto, el maíz, los cacahuates, las semillas y el trigo deben ser evitados.

 

  • Tipo AB. Es una combinación del tipo A y B. Las personas que pertenecen a este grupo de sangre pueden comer carnes, pescados, mariscos, lácteos, frijoles, frutas y verduras.

 

  • Tipo O. Pueden comer carne, pescado, fruta y verduras. Sin embargo, se debe limitar el consumo de granos enteros, frijoles y legumbres.

 

Es un hecho que los beneficios de estas dietas se pueden explicar por la incorporación de alimentos saludables. Pero debido a que prohíben el consumo de algunos alimentos, sería necesario asegurar no caer en  deficiencias nutrimentales que pudieran provocar enfermedad.

Recuerda que para gozar de una buena salud, se recomienda integrar una alimentación correcta, beber suficiente agua natural, realizar actividad física todos los días y consumir frecuentemente bacterias probióticas como el Lactobacillus casei Shirota.

s2