El desayuno se considera la comida más importante del día, ya que rompe con el ayuno nocturno y contribuye a una buena salud y nutrición; desayunar proporciona los nutrimentos necesarios que serán útiles a lo largo del día.

Sin embargo, en la actualidad, muchas personas tienden a saltarse el desayuno con más frecuencia, ya sea por las múltiples actividades que realizan o simplemente por la falta de hábitos de alimentación, lo que puede provocar menor rendimiento, dolor de cabeza, mal humor y debilidad.

Además, no desayunar se asocia con un aumento en la ganancia de peso corporal y obesidad. Lo que sugiere que el desayuno puede ser un factor protector contra el aumento de peso, este efecto podría deberse a que el desayuno estimula el metabolismo del cuerpo, lo que contribuiría a un mayor gasto de energía.

Alternativamente, omitir el desayuno provoca una mayor actividad del “gen ahorrador de energía”, lo que favorece al aumento de peso y mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

 Pero, ¿Qué es el “gen ahorrador de energía”?

 El “gen ahorrador de energía” es una teoría propuesta por el genetista James V. Neel en el año de 1962, la cual señala que el ser humano, para lograr sobrevivir en la época de las cavernas donde la comida no abundaba y las situaciones climáticas eran adversas, desarrollo la habilidad genética de ahorrar energía en forma de grasa. De esta manera, cuando se presentaba la oportunidad de alimentarse, el hombre comía hasta saciarse, preparándose para periodos largos de ayuno.

Hoy en día, esta característica genética aún permanece, y a pesar de que existe una mayor disponibilidad de alimentos, cuando se omite el desayuno, se pone en marcha esta estrategia de ahorro de energía, por lo cual el metabolismo disminuye y se hace más lento, así mismo, se activan diversas hormonas y sustancias en nuestro organismo, provocando un almacén de grasa y por lo tanto la ganancia de peso corporal.

 Entonces, ¿Qué puedo desayunar?

 Estudios científicos actuales, han observado que la composición de los alimentos que se incluyen en el desayuno también es importante, ya que el consumo de proteínas y de hidratos de carbono pueden incrementar el gasto energético provocado por los alimentos, por lo que se recomienda una variedad de cereales integrales, alimentos ricos en fibra como frutas y verduras, e incluir productos lácteos.

Algunas ideas para el desayuno son:

  • Un plato de avena con leche descremada y una pieza de fruta.
  • Quesadillas con queso panela, tortilla de maíz, nopales o pico de gallo.
  • Huevo a la mexicana con frijoles y pan integral.
  • Una torta de jamón, lechuga, aguacate y jitomate.

.

El desayuno como parte de una alimentación correcta, junto con el consumo de bacterias probióticas como el Lactobacillus casei Shirota, pueden tener un impacto positivo en tu salud y bienestar, contribuyendo a un estilo de vida saludable.

d3