La tortilla en la alimentación de un mexicano

La tortilla es la base de la alimentación mexicana. Se consume desde tiempos ancestrales y durante generaciones ha sido el principal componente de la dieta del mexicano. Los aztecas le llamaban tlaxcalli que significa “cosa cocida” y, después, fue bautizada como “tortilla” por los españoles.

 La tortilla de maíz no puede faltar en la mesa de un mexicano. Este alimento se incluye dentro del grupo de los cereales del plato del bien comer y es una fuente importante de energía y de otros nutrimentos como calcio, fibra y vitamina A y B.

 Tortilla de maíz nixtamalizada

 El método tradicional para transformar el maíz en tortillas es un proceso milenario. Los indígenas cocinaban los granos de maíz con cenizas de hoguera o cal y agua para producir el nixtamal, que luego se maceraba manualmente con el metate, obteniéndose una masa que se aplastaba para  formar las tortillas.

 M1

El proceso de nixtamalización favorece la composición nutrimental de la tortilla debido a que:

  • Mejora la digestibilidad de la proteína.
  • Incrementa el contenido de minerales como el hierro, necesario para la prevención de anemia.
  • Mejora la relación calcio/fósforo, minerales esenciales para la salud ósea y prevención de fracturas.
  • Aumenta la disponibilidad de niacina, vitamina importante para el buen funcionamiento del aparto digestivo, la piel y el sistema nervioso.
  • Reduce la concentración de aflatoxinas (toxinas producidas por hongos presentes en el maíz contaminado).

 El valor proteico de las tortillas se puede mejorar con la adición de soya, amaranto, harina de pescado, levaduras y aminoácidos. Además, la masa nixtamalizada puede ser un vehículo adecuado para fitoesteroles; sustancias que compiten en la absorción del colesterol y son ideales para combatir enfermedades cardiovasculares.

 La tortilla como parte de la alimentación correcta

 Las tortillas son el componente más importante de la alimentación de la población, tienen una identidad histórica dentro de nuestra gastronomía y se pueden encontrar en una gran variedad de platillos típicos mexicanos como los tacos, enchiladas, chilaquiles, quesadillas, entre otros. Si se combinan con leguminosas como el frijol, se puede obtener un alimento rico en vitaminas, calcio y proteínas de fácil asimilación para el cuerpo humano.

 La tortilla de maíz como parte de la alimentación correcta, constituye una fuente importante de fibra y junto con el consumo frecuente de probióticos como el Lactobacillus casei Shirota ayudan a mantener una buena salud intestinal.

t3