¿Cómo afecta a la salud el estrés?

El estrés es un estado de tensión físico o emocional. Algunos efectos negativos sobre nuestra salud de un mal control son: ansiedad, problemas de sueño, caída del cabello, aumento de peso y problemas digestivos como gastritis, colitis, diarrea o estreñimiento.

En las últimas décadas, el estrés ha sido un problema de salud que puede afectar a nivel físico, psicológico, laboral e incluso familiar. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), México ocupa el primer lugar en estrés laboral, con un 75% de trabajadores estresados.

En situaciones de estrés aumenta la secreción de cortisol, considerado la hormona del estrés”, que en condiciones normales se libera para mantener un equilibrio en diferentes funciones del organismo y mantenernos alerta, sin embargo, cuando hay una secreción constante debido al estrés crónico (también llamado distrés), puede provocar efectos negativos.

Es probable que usted esté padeciendo estrés crónico y ha pasado por alto algunas señales de alerta:

  • Tensión muscular, principalmente en hombros y cuello.
  • Dolor de cabeza.
  • Rechinar los dientes.
  • Depresión.
  • Mala memoria.
  • Consumo de  alcohol o tabaco mayor al acostumbrado.

Existe también un tipo de estrés positivo, llamado eustrés, una reacción natural del organismo que se convierte en un estímulo para enfrentar nuevos retos, nos mantiene alerta, además mejora la atención y el rendimiento. Es un tipo de estrés que se presenta por periodos cortos.

Efectos sobre la salud

Los efectos negativos del estrés crónico pueden ser tanto a nivel físico como psicológico, y un mal control puede causar problemas de salud como:

Alteraciones psicológicas:

  • Ansiedad.
  • Problemas del sueño.
  • Trastornos de la personalidad.

Alteraciones físicas:

  • Cardiovasculares: aumento de la presión arterial, infartos, taquicardias, arritmia cardiaca.
  • Dermatológicos: sarpullido y enrojecimiento de la piel, caída del cabello.
  • Del sistema inmune: desarrollo de infecciones, alergias.
  • Ganancia de peso: debido al aumento del cortisol, que favorece la acumulación de grasas. Además, en situaciones de estrés se ha observado un mayor consumo de alimentos ricos en calorías.

Gastrointestinales: puede presentarse estreñimiento, diarrea, gastritis o síndrome de intestino irritable (colitis nerviosa). También se ha observado que el estrés tiene impacto sobre la microbiota, al provocar cambios en el tipo y número de microorganismos que habitan en el intestino causando una disbiosis (desequilibrio).

de1

Consejos para disminuir o controlar el estrés

  • Hacer ejercicio.
  • Relajarse y descansar.
  • Llevar a cabo una actividad recreativa.
  • Alimentarse correctamente.
  • Practicar meditación o risoterapia.

Es importante identificar oportunamente si se padece estrés y sobre todo si está causando un impacto negativo en la salud. El llevar a cabo los consejos mencionados, además del consumo frecuente de bacterias probióticas como Lactobacillus casei Shirota puede ayudar en gran medida a evitar los efectos producidos por el estrés. ¡Consúmelos diariamente!

pm1