¿Qué es la resistencia a la insulina?

 

Sin título-1

La resistencia a la insulina es un estado que se caracteriza por la incapacidad del organismo para utilizar correctamente la glucosa a pesar de la presencia de insulina. Puede ser el antecedente de enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2 y el síndrome metabólico.

 Cuando se presenta resistencia a la insulina, las células y tejidos son incapaces de utilizar esta hormona adecuadamente y se vuelven resistentes a su acción, los niveles de glucosa aumentan por lo que el páncreas trata de compensar esta hiperglucemia secretando más insulina, causando hiperinsulinismo.

Es importante conocer los siguientes datos acerca de la resistencia a la insulina:

  • Es considerada un estado o condición, no una enfermedad.
  • Es un rasgo común en enfermedades como la diabetes, hipertensión arterial, dislipidemias y síndrome de ovario poliquístico (quistes en los ovarios y alteraciones hormonales).
  • Es diferente a lo que se conoce como “prediabetes”, la cual se presenta cuando los niveles de glucosa se encuentran elevados pero no lo suficiente para considerarse diabetes.

Es una condición distinta al síndrome metabólico, que se caracteriza por la presencia de alteraciones en la glucosa, obesidad abdominal, hipertensión arterial y dislipidemia.

 

MAPA

 

Los principales factores de riesgo asociados a esta condición incluyen:

  • Obesidad, principalmente abdominal.
  • Inactividad física.
  • Antecedentes familiares de diabetes tipo 2.

 

¿Cómo saber si tengo resistencia a la insulina?

 

  • Esta condición carece de síntomas exclusivos, generalmente se asocia a manifestaciones que se presentan en la diabetes: hambre y sed en exceso, deseo de orinar frecuentemente y fatiga; además de aumento en los niveles de glucosa en la sangre.
  • Presencia de Acantosis nigricans, una afección en la que la piel se oscurece y se vuelve gruesa; principalmente en cuello, axilas e ingles.
  • Existen algunas técnicas específicas para medir la sensibilidad a la insulina, uno de los más utilizados es el test de HOMA (Homeostatic model assesment), un índice que requiere dos parámetros: la glucosa y la insulina en ayuno. Este estudio valora a través de un cálculo matemático si existe un “bloqueo” de la  acción de la insulina.

AN

 

¡Disminuye el riesgo!

 Además de una alimentación correcta, se ha observado que el incorporar actividad física de manera regular aumenta la sensibilidad de la insulina, es decir, incrementa su acción y por lo tanto facilita la entrada de la glucosa a las células.

Medir la circunferencia de cintura es una herramienta para conocer si se presenta obesidad abdominal, uno de los factores de riesgo para el desarrollo de resistencia a la insulina. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) existe un riesgo elevado de complicaciones metabólicas asociadas a obesidad cuando se tiene un perímetro igual o mayor a 88 cm. en mujeres y 102 cm en el caso de hombres.

En los últimos años, otro factor que se ha relacionado con la resistencia a la insulina es la microbiota intestinal, algunos estudios indican que cuando hay una disbiosis (desequilibrio), se presenta una inflamación que aumenta el riesgo de alteraciones como la diabetes tipo 2. Por lo tanto, se recomienda que aunado a estilos de vida saludables se procure el consumo de probióticos como el Lactobacillus casei Shirota para mantener una microbiota intestinal equilibrada.

Measuring blood glucose level