Día Mundial contra el Cáncer

El 4 de Febrero  se celebra el Día Mundial contra el Cáncer. La prevención y detección temprana, así como la práctica de un estilo de vida saludable son esenciales para disminuir la incidencia de esta enfermedad.

 El cáncer es un término que se asigna a un grupo de enfermedades que afectan diferentes partes del organismo, en el cual se desarrollan tumores malignos a causa de la multiplicación descontrolada de las células. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer:

tab2901

El 4 de febrero del 2000 se celebró por primera vez la Cumbre Mundial contra el Cáncer para el Nuevo Milenio, donde se firmó la “Carta de París”, la cual estableció esta fecha para conmemorar cada año el Día Mundial contra el Cáncer. Para el periodo 2016-2018 lleva como lema:

tab29-2,01

Este lema hace referencia a que todos somos afectados por el cáncer de manera directa o indirecta, pero también toda la población puede contribuir a disminuir su impacto, pues un tercio de las muertes por cáncer son causadas por factores relacionados con la alimentación y estilos de vida como:

  • Bajo consumo de frutas y verduras.
  • Falta de actividad física.
  • Consumo de alcohol y tabaco.
  • Obesidad.

 Los tipos de cáncer más comunes a nivel mundial son:

 

tab29-3,01

Asimismo, celebrar este día ayuda a la población a seguir creando conciencia sobre la importancia de la prevención y la detención temprana para generar notables mejoras en la calidad de vida de las personas.

Aquí algunas estrategias para prevenir el cáncer:

 

  • Consumir al menos cinco raciones de frutas y verduras al día.
  • Evitar el consumo de tabaco y bebidas alcohólicas.
  • Realizar 30 minutos diarios de actividad física moderada o vigorosa.
  • Vacunarse contra el virus del papiloma humano y de la hepatitis B.
  • Evitar las radiaciones ultravioleta (UV).
  • Limitar el consumo de alimentos ahumados, a la leña o a las brasas.

 

Es necesaria la concientización para que de esta manera se puedan disminuir los factores de riesgo conductuales y dietéticos; así mismo conocer la importancia de aplicar estrategias preventivas y saber que un diagnóstico y tratamiento oportuno son necesarios para aumentar las posibilidades de recuperación.

 Además de mantener estilos de vida saludables, el uso de probióticos como Lactobacillus casei Shirota puede ayudar a la prevención de algunos tipos de cáncer así como a reducir los efectos gastrointestinales secundarios del tratamiento.