¿Qué es la diabetes gestacional?

Es un tipo de diabetes que se desarrolla sólo durante el embarazo y que puede generar complicaciones como dificultad en el parto, dificultad respiratoria del bebé, muerte neonatal y preeclampsia.

 Durante el embarazo, la placenta produce una serie de cambios hormonales que van disminuyendo o bloqueando la acción de la insulina, causando que los niveles de glucosa aumenten, pudiendo ocasionar diabetes gestacional.

 En México, una de cada diez mujeres embarazadas desarrolla diabetes gestacional, y la probabilidad se puede incrementar hasta un 45 por ciento en mujeres con alto riesgo.

tabs

 

Cuidados durante la diabetes gestacional

Se recomienda llevar un monitoreo de glucosa constante. La ADA sugiere los siguientes objetivos en niveles de glucosa para las embarazadas diagnosticadas con diabetes gestacional:

tabla2sem9

 

Por el contrario, un mal control de la glucosa durante el embarazo puede generar complicaciones tanto para la madre como para el bebé.

 Normalmente este tipo de diabetes desaparece después del parto, sin embargo se recomienda:

  • En caso de estar utilizando insulina, consultar a su médico para determinar la acción a seguir.
  • Realizar nuevas pruebas de sangre entre la semana 6 y 12, para saber si la glucosa regresó a los niveles normales.
  • Llevar una alimentación correcta y una rutina de ejercicio (como recomendación, dos semanas después del parto y de cuatro a seis semanas después de una cesárea).
  • Revisar los niveles de glucosa y presión arterial de manera rutinaria.
  • Si se planea un próximo embarazo, asegurarse de tener las condiciones de salud óptimas.

Prevención de la diabetes gestacional

Un estudio realizado en el Instituto Nacional de Perinatología “Isidro Espinosa de los Reyes” ha demostrado que la probabilidad de desarrollar esta afección disminuye significativamente (del 45 al 10%) con un tratamiento nutricional y en algunos casos fármacos para el control de la glucosa.

 Por otra parte, recientes investigaciones sugieren que el uso de probióticos, podría influir en el metabolismo de la glucosa al alterar de manera positiva la composición y función de la microbiota intestinal, y por lo tanto ayudar en control de la glucosa.

El profesor Julian Crane de la Universidad de Otago, en Nueva Zelanda, demostró en un estudio con 184 mujeres que el uso de probióticos desde el primer trimestre de embarazo, podría reducir el riesgo de diabetes gestacional hasta en un 68%. Sin embargo, son necesarios más ensayos para corroborar estos resultados y de ser así, sería una alternativa adyuvante para reducir la prevalencia de este padecimiento.

 Recuerda que el consumo de probióticos como el Lactobacillus casei Shirota, puede ser una buena estrategia para mantener un estilo de vida saludable durante el embarazo.

dg1