¿Cómo evitar riesgos en la salud materna?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reporta 830 muertes maternas diariamente por causas relacionadas con el embarazo y el parto, las cuales pueden ser prevenidas.

Salud materna se refiere al bienestar de la mujer durante la gestación, parto y posparto. Para lograrla es necesario mantener un buen estado de salud previo a la concepción, así como los cuidados médicos correspondientes, pues aunque esta etapa suele ser una experiencia positiva, algunas veces puede conllevar enfermedades o situaciones que ponen en riesgo la vida de la madre e hijo.

Riesgos durante y después del embarazo         

En ocasiones aparecen complicaciones durante la gestación, inclusive en mujeres saludables. Así pues, un mal cuidado durante el embarazo, aumenta las probabilidades de enfermedades como diabetes gestacional, hipertensión, obesidad y/o anemia.

TAB300418-1

La buena noticia es que estos riesgos pueden prevenirse a través de cuidados e intervenciones de salud, como la planificación familiar, el  cuidado prenatal (control del embarazo saludable) y la atención del parto por personal capacitado.

Cuidado prenatal

Es frecuente que durante el proceso de maternidad se presenten inquietudes referentes al tema,  por ello, cuando se tiene la sospecha o se planea un embarazo, lo mejor es realizar una cita médica para disipar cualquier duda y comenzar a recibir los cuidados.

Recomendaciones de atención prenatal según la OMS:

La clave para mantener la salud tanto en la mamá como en el bebé está en llevar el seguimiento adecuado con evaluaciones médicas regulares.

TAB300418-2

mevd

Realizar ejercicio de intensidad ligera a moderada como natación, yoga, caminata o pilates, puede beneficiar la salud materna al mejorar la condición cardiovascular y muscular, favorecer la corrección de la postura, lo que ayudará a tener un trabajo de parto con menor riesgo.

Durante este periodo aumentan las necesidades de ciertos nutrimentos, por lo que se recomienda una dieta variada con alimentos ricos en ácido fólico, hierro y calcio; así como de vitaminas B6, B12, C y D.

TAB300418-3

Una alimentación correcta previa, durante y después del embarazo, junto con el consumo de probióticos como el Lactobacillus Casei Shirota, contribuyen a mejorar la salud materna y disminuir los síntomas de estreñimiento, padecimiento muy común en las mujeres en esta etapa.