Día Mundial de la Leche

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estableció el 1 de junio como el Día Mundial de la Leche, con el objetivo de posicionar el consumo de lácteos como un alimento global.

En conmemoración a este día, los especialistas a nivel mundial, invitan a la población a consumir leche y sus derivados como parte de una alimentación correcta en las diferentes etapas de la vida.

Primeros años de vida

La leche y sus derivados son alimentos importantes en la infancia y adolescencia, debido a su contenido de proteínas, calcio, fósforo y otros nutrimentos que promueven el desarrollo óseo, muscular y neurológico.

  • Infancia: durante los primeros seis meses de vida, la leche materna es el alimento ideal, contiene los nutrimentos necesarios para el crecimiento y desarrollo, además de proporcionar bacterias probióticas que benefician la salud del recién nacido.
  • Niñez: de acuerdo con la Cámara Nacional de Industriales de le Leche (CANILEC), el consumo de dos vasos de leche al día favorece el crecimiento lineal de los niños y contribuye a reducir el índice de desnutrición en México.
  • Adolescencia: estudios realizados en adolescentes muestran una asociación entre el consumo de leche y derivados lácteos con menor riesgo de obesidad.

 

Edad adulta

Además de los nutrimentos, la leche beneficia la salud de las personas.

  • Reducir el apetito: por distintas vías en relación a sus aminoácidos y por el efecto saciante de sus proteínas (lacto-albumina).
  • Disminuir la presión arterial y mejorar la función vascular debido a la caseína y el suero presente en la leche.

 

Embarazo y lactancia

La leche y sus derivados brindan a la mujer embarazada y lactante, energía, proteínas, calcio, vitamina D, fósforo, potasio, yodo, vitamina B12 y riboflavina, cuyos requerimientos se ven aumentados en dichas etapas.

 

Adulto mayor

El consumo de lácteos en el adulto mayor promueve un envejecimiento exitoso, es decir, contribuye a prolongar la vida en situaciones de calidad y autonomía. Una de las grandes ventajas de su consumo es el aporte de proteínas de buena calidad que contribuye a la prevenir la pérdida de músculo asociada al envejecimiento.

Debido al incremento de las enfermedades crónico degenerativas en nuestro país, y las exigencias del consumidor, la industria de alimentos ha desarrollado productos funcionales que benefician la salud de las personas.

Entre ellos destacan los productos a base de leche fermentada con probióticos como el Lactobacillus casei Shirota, que contribuye a:

  • Mejorar la digestión y absorción de los nutrimentos.
  • Disminuir los síntomas del estreñimiento.
  • Prevenir enfermedades gastrointestinales.
  • Modular la microbiota intestinal.

 

En este Día Mundial de la Leche celebremos diciendo ¡Sí a los Lácteos y sus derivados!