¿Qué es el estreñimiento?

El estreñimiento es un retraso o dificultad para evacuar que persiste por 2 semanas o más, se puede acompañar de dolor abdominal, evacuaciones duras, gruesas, incompletas o pequeñas.

Lejos de ser una enfermedad es considerado como un síntoma que en un momento u otro, todos lo podemos experimentar, sin embargo, hay quienes pueden ser más susceptibles a padecerlo.

Las causas más comunes son:

  • Ingestión insuficiente de fibra dietética.
  • Bajo consumo de líquidos.
  • Falta de ejercicio.
  • Cambios en el estilo de vida o rutina, como el embarazo, envejecer o viajar.
  • Ignorar la urgencia de defecar.
  • Algunas enfermedades como síndrome de intestino irritable, hipotiroidismo, etc.

Según su duración se puede clasificar en dos tipos:

 

 

  • Consejos para tratar el estreñimiento:

El tratamiento depende de la causa, severidad y duración, pero los cambios de estilo de vida y alimentación pueden ayudar a prevenir o aliviar los síntomas como inflamación, malestar abdominal, dolor, además de aumentar los movimientos intestinales.

Cambios en la alimentación:

  • Aumenta el consumo de fibra dietética. La Organización Mundial de la Salud recomienda el consumo de 25g de fibra al día, pero, ¿cómo asegurarlo?

  • Bebe suficiente agua. Ayuda a que la fibra contenida en los alimentos se hidrate y aumente el bolo fecal. Se recomienda ingerir de 6 a 8 vasos de agua natural diariamente.

Cambios de estilo de vida:

  • Actívate. Realizar al menos 150 minutos de ejercicio físico a la semana puede ayudar a acelerar tu movimiento intestinal.
  • Fuera el estrés. Este puede enlentecer el ritmo intestinal, dificultando la defecación.

Cambios en los hábitos intestinales:

  • Toma tu tiempo para ir al baño. Aproximadamente 10 a 15 minutos.
  • Educa a tu intestino. Procura defecar a la misma hora todos los días. El mejor momento es entre 15 a 45 minutos después del desayuno.
  • Adopta la posición correcta para defecar. Los pies deben estar sobre elevados, por lo que se recomienda contar con un banquillo de casi 30 cm de altura en el baño.
  • Acude al baño cada que sea necesario. Si se reprime el deseo de evacuar de forma continua, puede inhibirse el reflejo de defecación.
  • Reduce el uso de laxantes. Si bien estos son una opción rápida y efectiva para aliviar el estreñimiento, su uso prolongado puede ocasionar que el colon lo requiera siempre para la defecación.

En conjunto con los cambios antes mencionados, una opción sencilla y saludable  para prevenir el estreñimiento es el uso de bacterias probióticas como el Lactobacillus casei Shirota, que a través de diversas investigaciones ha demostrado mejorar los síntomas del estreñimiento y consistencia de las heces.