¿Influye la microbiota intestinal en el estado emocional?

¿Alguna vez, has sentido “mariposas en el estómago” por estar enamorado, o un dolor en el abdomen derivado de un sentimiento de angustia?, esto es un ejemplo de la relación que existe entre el cerebro y el sistema digestivo.

Recientemente se ha descubierto que nuestro sistema digestivo también se comunica con nuestro cerebro, es decir, existe una comunicación bidireccional denominada “eje intestino – cerebro”.

Se ha señalado que la alteración de este eje puede ocasionar cambios psicológicos, depresión, ansiedad, estrés y afectar el comportamiento, ¿cómo sucede esto?

Aún falta mucho por descubrir pero se ha propuesto que la microbiota intestinaldesempeña un papel importante.

El ser humano tiene casi mil tipos de bacterias diferentes en el intestino, y tenemos 10 veces más bacterias que células en nuestro cuerpo, por lo que se podría decir que ¡somos 90% bacterias y 10% humanos!, interesante ¿no?

¿Cómo el intestino se comunica con el cerebro?

Se han sugerido varías vías, pero las principales son:

  1. Activación del nervio vago: el cual se encarga de transmitir señales de nerviosismo o calma.
  2. Secreción de ácidos grasos, hormonas y mensajeros químicos: como la serotonina (hormona de la felicidad) y la dopamina (hormona del placer). La microbiota intestinal influye en la cantidad producida de estos, por lo que su alteración puede provocar deficiencia, conllevando al desarrollo de depresión, ansiedad, problemas en la libido, memoria o sueño.

 

La evidencia nos dice…

En un estudio de la Universidad de California en Los Ángeles, se analizaron muestras fecales de 40 mujeres sanas y se dividieron en dos grupos según la abundancia géneros bacterianos Prevotella” o “Bacteroides”. Después, escanearon sus cerebros por resonancia magnética mientras se mostraban diferentes imágenes con el fin de provocar respuestas negativas, positivas o neutrales.

Variaciones cerebrales al ver imágenes negativas:
Mujeres con >Bacteroides ·        Procesan información más compleja.·        Se activan  zonas que se relacionan con la memoria.
Mujeres con >Prevotella ·        Muestran tendencia a reaccionar de forma emocional.·        Presentan más ansiedad e irritabilidad.

 

“De esta manera, los investigadores demostraron como las mujeres reaccionaban a los estímulos de forma diferente según los géneros bacterianos que predominaban en sus intestinos.”

¿Si mantengo una microbiota intestinal saludable puedo mejorar mis emociones?

Los sentimientos y emociones dependen de múltiples factores, pero el cuidar nuestro intestino y sus bacterias puede considerarse como una estrategia complementaria para mejorar nuestra salud emocional y así prevenir ansiedad, depresión o molestias digestivas que si bien no son mortales, son demasiado irritables y pueden afectar nuestra calidad de vida.

Se puede tener una microbiota intestinal saludable mediante ciertos cuidados como:

  • Alimentación correcta, con un consumo adecuado de fibra dietética para favorecer el crecimiento de bacterias benéficas.
  • Consumo responsable de medicamentos, en especial de antibióticos, ya que pueden generar alteraciones en el ambiente intestinal.
  • Consumo de probióticos, como el Lactobacillus casei Shirota, que además de fortalecer nuestra salud gastrointestinal, se ha estudiado como una alternativa integradora para el tratamiento del estrés crónico, estado de ánimo bajo, ansiedad o depresión.