¿Qué es la enfermedad celiaca?

Hoy en día se escucha hablar más acerca de los alimentos libres de gluten pero, ¿te has preguntado cuál es la necesidad de retirar este elemento de la alimentación?

Actualmente se ha incrementado el número de diagnósticos de “enfermedad celiaca”, la cual puede definirse como una intolerancia total y permanente a las proteínas contenidas en el gluten de trigo, cebada y centeno.

Esta enfermedad se caracteriza por afectar al intestino delgado, disminuir la absorción de nutrimentos, provocar deficiencias nutricionales y síntomas adversos.

En México, investigadores encabezados por el doctor José Ma. Remes Troche determinaron que el 0.68% de la población es celiaca; es decir, uno de cada 140 mexicanos vive con esta condición.

Además se ha observado que el riesgo de desarrollar esta intolerancia es mayor en personas con diabetes tipo 1, síndrome de Down, quienes tienen trastornos tiroideos, hepáticos, e intolerantes a la lactosa.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Pérdida de peso y masa muscular.
  • Retraso del crecimiento.
  • Pérdida del apetito.
  • Diarrea y distensión abdominal.
  • Fatiga y dolor de cabeza.
  • Náuseas y vómitos.
  • Alteraciones de carácter (apatía, tristeza, etc.)

 

El único tratamiento para la enfermedad celíaca es una dieta estricta libre de glutende por vida.

¿Cómo distinguir los alimentos libres de gluten?

  Alimentos sin gluten Alimentos con gluten Alimentos que pueden contener gluten
PRODUCTOS LÁCTEOS Leche y derivados: quesos, requesón, yogurt natural, productos a base de leche fermentada como Yakult y Sofúl LT. Yogurt con malta, cereales con trigo o galletas. Cremas y flanes, postres lácteos, yogurt,quesos fundidos.
PESCADO, CARNE Y HUEVOS Todo tipo de carnes, vísceras, pescados, mariscos y huevo. Carnes o pescados  empanizados o con harinas de trigo. Embutidos (chorizo, chistorra, salami, etc.), conservas de carne y de pescado con salsas que pudieran contener gluten.
VERDURAS Verduras y hortalizas. Verduras  empanizadas o con harinas. Platillos preparados de verdura.
FRUTA Toda la fruta y frutos secos. Frutos secos enharinados. Frutos secos fritos y tostados.
CEREALES Y LEGUMINOSAS Arroz, maíz, tapioca, quinoa, amaranto, papa, etc. 

Todo tipo de leguminosas.

Pan y harinas de trigo, cebada, centeno y avena*, bolillo pastas (fideos, macarrones, tallarines, etc.),  sémola y germen de trigo. Productos elaborados (puré de papa, papas fritas, arroz inflado).
AZUCARES Azúcar y miel. Chocolate con cereales con gluten, pasteles, galletas y otros productos de repostería. Helados, caramelos o gomitas.
GRASAS, SALSAS E INGREDIENTES Aceites vegetales  y mantequilla. Salsa besamel y salsas preparadas. Salsas de soya, cubitos de caldo, levadura deshidratada en polvo o granulada.
BEBIDAS Café, vinos y bebidas espumosas. Bebidas destiladas o fermentadas a partir de cereales: cerveza, agua de cebada, algunos licores y bebidas malteadas o espesadas.

*La avena se puede comer, pero a menudo está contaminada con trigo.

Adaptado de: Instituto Dr. Schär. “¿Cómo distinguir los alimentos sin gluten?”.

Al realizar compras comer fuera de casa es importante:

  • Leer las etiquetas de los alimentos, especialmente aquellos en conserva, congelados y procesados, para descartar que contengan gluten.
  • Identificar los alimentos etiquetados como “libres de gluten”.
  • Preguntar a los meseros y chefs de restaurantes cómo preparan los alimentos y qué contienen.
  • Solicitar un menú libre de gluten.

¿Si no tengo enfermedad celiaca debo evitar el gluten?

Algunas personas creen que la dieta libre de gluten es más saludable y contribuye a la pérdida de peso, sin embargo, no existen datos que respalden esta idea.

Sólo las personas con enfermedad celiaca o sensibles al gluten deben de evitar los alimentos que los contienen, ya que una dieta libre de gluten puede ser deficiente en fibra, hierro, calcio y vitamina B, e incluso alta en calorías.

Si crees que puedes tener enfermedad celíaca consulta a un médico antes de evitar el gluten.

Recientemente algunas investigaciones sugieren el consumo de probióticos como el Lactobacillus casei Shirota, como parte de la alimentación de las personas con enfermedad célica, ya que puede ayudar a la recuperación del intestino mediante la restauración de una microbiota intestinal saludable y a mejorar la absorción de los nutrimentos.