¿Qué comer si no tengo vesícula biliar?

La vesícula biliar es un órgano en forma de pera que sirve para almacenar la bilis proveniente del hígado.

La bilis está compuesta de sales biliares y otras sustancias que actúan como “emulsionantes” es decir, reducen el tamaño de las grasas en partículas más pequeñas para que puedan ser absorbidas en los intestinos.

La colecistectomía es la extracción quirúrgica de la vesícula biliar, y se utiliza como tratamiento al generarse cálculos biliares. Sin embargo, puede ocasionar algunas complicaciones como diarrea, indigestión e intolerancia a los alimentos altos en grasas.

Las personas sin vesícula biliar deben llevar una alimentación correcta, considerando incluir los siguientes alimentos:

Verduras y frutasZanahoria, calabaza, chayote, etc.
Sandía, melón, papaya, mango.

Preferir aquellas ricas en fibra soluble.

Alimentos de origen animal bajos en grasaPollo, carnes magras, pescados blancos, claras de huevo.
Eliminar la piel y la grasa visible antes de consumirlos.

Lácteos descremadosLeche descremada, queso panela, fresco, cottage o requesón.
Lácteos fermentados como Yakult o Sofúl.

Cereales integralesAvena, arroz, pastas, maíz, trigo.
Proporcionan fibra.

LeguminosasFrijoles, lentejas, garbanzos, habas, soya.
Se recomienda remojarlas un día antes, o su doble cocción para disminuir molestias intestinales.

Frutos secos y semillasAlmendras, nueces, pistaches, semillas de girasol, calabaza, y chía.
Buenas fuentes de vitaminas A, D, E y K.

Recomendaciones

Realizar de 5 a 6 comidas al día, en porciones pequeñas.
Comer despacio y en un ambiente tranquilo.
Preferir preparaciones cocidas, asadas, al vapor o a la plancha y evitar aquellas fritas, empanizadas o capeadas.
Limitar el consumo de alimentos estimulantes de la bilis y ácidos gástricos como café, chocolate, picantes, menta, bebidas carbonatadas y alcohol.
Beber de 6 a 8 vasos de agua al día.
Evitar realizar actividades intensas después del consumo de alimentos.

Beneficios de los probióticos

Un estudio realizado por científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nagoya, en Japón, demostró que el consumo de probióticos (Bifidobacterium breve cepa Yakult y Lactobacillus casei Shirota) más prebióticos (galacto-oligosacaridos) reduce la presencia de infecciones intestinales en pacientes postoperados del hígado con cáncer de vesícula biliar.1

Se cree que este efecto positivo es el resultado de corregir el desequilibrio de las bacterias intestinales inducido por el estrés de la cirugía.

Por lo tanto, recuerda incluir dentro de tu alimentación el consumo del Lactobacillus casei Shirota, que como probiótico, contribuye al equilibrio de la microbiota intestinal y la prevención de enfermedades intestinales.