21
NOV
2016

¿Qué es la Osteopenia?

Tener huesos fuertes es importante para la salud ya que nos brindan soporte, permiten el movimiento y nos protegen de lesiones que pueden afectar diferentes órganos vitales como al cerebro, corazón, riñones, etc. Todos los días, nuestro cuerpo reemplaza las células viejas en el hueso y fabrica células nuevas en su lugar, es por ello que a medida que envejecemos, la descalcificación podría complicarse en una osteopenia.

 

La osteopenia, es la disminución en la densidad mineral ósea, la cual puede ser precursora de osteoporosis. En promedio, entre los 30 y 35 años se inicia la pérdida de masa ósea, la cual puede incrementarse por los siguientes factores:

  • Algunos alimentos descalcifican los huesos, es decir, provocan mayor pérdida de calcio, entre los cuales podemos mencionar al café, chocolate, bebidas gaseosas ricas en fósforo y el exceso en el consumo de proteína de origen animal.
  • En el caso de las mujeres, la menopausia incrementa la pérdida de masa ósea debido a la disminución de los niveles de estrógenos, los cuales desempeñan una función fundamental en la regulación del proceso de recambio óseo a lo largo de la vida.
  • Exceso en el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Ser fumador.
  • Uso prolongado de corticoides, anticoagulantes o antihipertensivos.
  • Exceso de peso y sedentarismo.
  • Antecedentes de Anorexia.

¿Cómo evitar la osteopenia?

Cambiar estilos de vida puede ayudar a disminuir la velocidad del avance en la pérdida de masa ósea y reducir la incidencia de fracturas por lo cual es importante:

  • Mantener un peso saludable.
  • Practicar ejercicio regularmente (al menos 30 minutos al día). Al igual que los músculos, los huesos se ponen más fuertes con ejercicios de resistencia, como caminar, subir y bajar escaleras, bailar.
  • Consumir alimentos ricos en calcio como pescado, productos lácteos y vegetales verdes como acelga, espinaca, brócoli.
  • Exponerse al sol 30 minutos al día para asegurarse de que tiene suficiente formación de vitamina D en el cuerpo, indispensable para la captación de calcio en los huesos.

La osteopenia tiene la característica de desarrollarse de manera silenciosa, es decir, no produce ningún tipo de síntoma o dolor. Es por ello que se recomienda realizar a partir de los 35 años un estudio sencillo e indoloro conocido como densitometria ósea, que mide la densidad de los huesos.

No olvides que la visita médica de rutina debe ser 2 veces al año y no solo cuando nos sentimos mal. Una osteopenia detectada y tratada a tiempo puede evitar el desarrollo de osteoporosis.

 

Recuerda que una alimentación correcta, ejercicio y el consumo frecuente de bacterias probióticas como el Lactobacillus casei Shirota son parte de un estilo de vida saludable.

 do1