Follow us on Social Media

¿Cómo iniciar una actividad física?

Como todos los inicios de año, tenemos en mente distintos objetivos a lograr, si para este 2012 uno de tus propósitos es llegar a un peso saludable y has considerado la actividad física como un elemento estratégico, esta información te interesará.

La actividad física regular se asocia a una vida más saludable y más larga, sin embargo, la mayor parte de la población en México no lleva a cabo una actividad física suficiente para lograr los beneficios en su salud. La falta de actividad física está reconocida como uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades crónicas en adultos y, durante los primeros años de vida, está ampliamente relacionada con el incremento de los niveles de obesidad y de otras enfermedades en niños, niñas y adolescentes.

Debemos comenzar por saber qué es actividad física: es cualquier movimiento voluntario que realizamos con los músculos de nuestro cuerpo que genera un mayor gasto de energía, porque es adicional a la que utilizamos en el Gasto Energético Basal (energía utilizada en el mantenimiento de las funciones vitales como respirar, movimientos del corazón, circulación sanguínea, etc.). Por lo tanto, podemos considerar como actividad física desde andar o transportar un objeto hasta correr un maratón.

Cuando hacemos actividad física podemos estar practicándola de dos formas:

Como ejercicio físico: es cuando la actividad que realizamos tiene el fin de desarrollar alguna cualidad física como la fuerza, la velocidad, coordinación y flexibilidad. Además es planeada, organizada y se practica de forma repetitiva.

Como deporte: que es cuando desarrolla las mismas cualidades que el ejercicio físico, pero además involucra normas o reglas y la llevamos a cabo en un espacio o área determinada.

La práctica constante de cualquiera de estas dos formas de actividad nos lleva a mejorar nuestra condición física, que es un estado óptimo del funcionamiento de nuestro cuerpo que proporciona la base para llevar a cabo las tareas de la vida cotidiana, confiere un nivel de protección frente a las enfermedades crónicas y, además, es el fundamento para el desarrollo de las actividades deportivas. Básicamente, el término condición física describe un conjunto de atributos y cualidades relativas a nuestro rendimiento en materia de ejercicio o deporte.

Con el fin de mejorar continuamente nuestra condición física, debemos tener un aumento gradual, partiendo de la que se está acostumbrado. La realización constante de cualquier actividad física va a demandar un incremento en su práctica, si esto sucede, podemos saber que vamos por buen camino.

Por ejemplo, si al inicio de la actividad física haces una caminata a paso veloz durante 30 minutos todos los días, después de una semana puedes intentar trotar. En la siguiente semana prueba correr, es posible que no hagas los 30 minutos de carrera continua, pero puedes dividirlos en dos partes, corriendo 15 minutos y descansando 3.

Ten presente que si decides comenzar con una actividad física muy intensa antes de haber desarrollado buena condición, puede resultar desalentador e inclusive hasta que abandones la actividad.

De forma adicional, para tomar la mejor decisión, considera lo siguiente:

  • Tu estado de salud. Recuerda que, asegurando los cuidados especiales, la mayoría de los padecimientos no son excusa para no practicar actividad física. De hecho, en enfermedades como diabetes, hipertensión, etc., es parte fundamental de su tratamiento.
  • El tiempo disponible. Es importante que sepas que al principio, puedes dividir tu actividad física en diferentes momentos del día, de tal forma que al final reúnas por lo menos 30 minutos diarios. Es decir: si trabajas la mayor parte del día, has en la mañana 10 minutos de estiramientos y movimientos de flexibilidad, del tiempo asignado a la comida toma otros 10 minutos para hacer caminata y al fin del día camina por 10 minutos o corre. Para asegurar la realización de una actividad física es posible comenzar con este esquema.
  • Gustos y preferencias. Está comprobado que si eliges algo de tu agrado, es más probable que continúes realizándolo, así estarás beneficiando dos aspectos: la salud y la recreación.
  • Tu presupuesto. Generalmente pensamos que para hacer alguna actividad física debemos gastar, ya que es posible que paguemos cuotas o requiramos de equipo específico. Pero existe una gran variedad de actividades que sólo requieren disposición y que no se les invierte mucho dinero.

¡Ahora estás list@ para comenzar con tu propósito de lograr un peso saludable!