Follow us on Social Media

¿Que actividad física te ayuda a perder peso?

El cuerpo humano ha evolucionado para ser físicamente activo, en otras palabras, nuestro cuerpo necesita de actividad física para mantenerse sano.

Cada vez es más evidente que un estilo de vida saludable, que incluye la realización de actividad física y una dieta correcta, contribuye de manera importante en el logro y mantenimiento de un peso corporal saludable, así como en la prevención de múltiples enfermedades. Se ha comprobado que existen efectos positivos en la salud con la práctica de actividad física, ya que puede proteger contra el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y modificar de manera favorable otros factores de riesgo como la tensión arterial elevada, las concentraciones de lípidos en sangre, la resistencia a la insulina y la obesidad.

En cada una de las personas hay una relación entre la energía que consumen a partir de los alimentos y la energía que gastan por la actividad física. Esta relación se ve alterada por diversas condiciones internas y externas particulares, pero de manera general podemos decir que “acumulamos grasa porque comemos más de lo que gastamos”.

Entonces, cuando queremos reducir peso mediante la realización de actividad física, debemos variar la carga para incrementar el gasto de energía que representa su práctica. La combinación entre los siguientes factores nos ayuda a “dosificar” la carga de la actividad:

  • Frecuencia, es la cantidad de veces que realizamos actividad física, comúnmente expresada en número de días por semana.
  • Intensidad, es el nivel de esfuerzo que implica la actividad física, es generalmente dividida en leve, moderada y vigorosa.
  • Tiempo, es la duración de la sesión de actividad física.
  • Tipo, se refiere a la modalidad específica de la actividad física que realizamos (caminata, futbol, nado, carrera, etc.)

Por ejemplo, si bailas durante una hora gastarás alrededor de 250 calorías, pero si trotas durante la misma hora, gastarás 500 calorías aproximadamente; ya que la intensidad es leve y moderada respectivamente, aunque el tiempo sea el mismo. De tal forma que, para perder peso, resulta más positivo llevar a cabo una actividad física moderada todos o la mayoría de los días de la semana, que una actividad física intensa de forma esporádica.

A pesar de que las labores cotidianas como desplazarse hacia la escuela u oficina, subir escaleras, barrer, etc., son consideradas también actividad física, éstas no representan un gasto extra de energía, debido a que nuestro cuerpo se ha acostumbrado a ellas y, a menos que incrementemos la frecuencia, la intensidad o el tiempo, no habrá una reducción de peso a partir de su realización.

Es muy conveniente que planeemos y organicemos la actividad física para obtener los resultados en reducción de peso; si partimos de que se trata de una persona sedentaria, las recomendaciones son:

  • Cuando menos 3 veces por semana

  • Con una intensidad de leve a moderada

  • Por lo menos 30 minutos al día

Recuerda que esta recomendación es para el inicio de la práctica y, conforme la condición física vaya mejorando, debes incrementar frecuencia, intensidad o tiempo, o bien, una combinación de estos tres factores. Por lo tanto, debemos entender que a mayor carga en la actividad física habrá un mayor gasto de energía y que deber ser gradual para que sea segura, se eviten lesiones y fatiga innecesaria.

Un estilo de vida saludable que incluya la práctica cotidiana de actividad física más una alimentación correcta, puede ayudarnos no sólo en la disminución del peso corporal, también incrementa el bienestar, la capacidad de trabajo, el disfrute de la vida y la expectativa de una longevidad plena.