¿Cómo disminuir Calorías en mis comidas?

¿Qué comer? es una pregunta que diario nos hacemos. Sin embargo, la importancia de esta decisión va más allá de lo que puede parecer, pues influirá en tu salud actual y futura.

Siempre hemos escuchado la frase “somos lo que comemos” y es una realidad, la prevención de muchas enfermedades que actualmente son la causa de muerte en nuestro país como la obesidad, diabetes y las del corazón, están asociadas con los excesos en nuestra alimentación.

Por tu salud, es tiempo de reflexionar.  ¡Empieza con buenos hábitos alimentarios!

A continuación te compartimos unos consejos que podrás aplicar  a la hora de elegir:

  • Incluye verduras en cada tiempo de comida.

Por ejemplo:

Desayuno. Puedes prepara molletes o quesadillas con un rico  pico de gallo. Otra opción es atún (en agua) con verduras como zanahorias en trocitos y chicharos.

Comida. Agrega como guarnición una ensalada con una gran variedad de verduras frescas. Otra alternativa, es cocinar un albondigón de carne molida con verduras al centro.

Cena. Durante este tiempo de comida solemos omitir el consumo de verduras,  incorpora las que sean de tu mayor agrado o acompaña tu cena con unas tiras de zanahoria, jícama o pepino, según tu preferencia.

  • Sustituye los alimentos que se preparan fritos, empanizados o capeados (durante la cocción absorben una gran cantidad de aceite y aumentan sus calorías), por aquellos con preparaciones de asados, hervidos, cocidos, horneados o al vapor.

También los platillos bajos y moderados en grasa son sabrosos.

  • No comas demás. Escucha a tu cuerpo y consume lo que realmente necesitas.
  • Evita porciones grandes de alimentos, para servirte la comida utiliza platos, tazas y vasos chicos.
  • No repitas. Sírvete sólo una vez.
  • Come con orden y en horarios fijos en cada tiempo de comida.
  • Mastica bien los alimentos y en un ambiente tranquilo.
  • Consulta la información nutrimental que aparece en los productos, donde encontrarás las calorías por porción. Además, puedes preferir los semidescremados o descremados.

Sin embargo, recuerda, no hay alimentos malos, existen hábitos alimentarios incorrectos.

Acompaña estos consejos con una Alimentación Correcta que se basa en el Plato del bien Comer.