¿Cómo sé si tengo buena salud?

Cuidar la salud es lo de hoy, porque gracias a un buen estado de salud es posible seguir todos nuestros planes y actividades cotidianas; por eso conservarla es tarea de cada uno de nosotros.

 ¿Cuándo fue la última vez que visitaste al médico, sin que te hayas sentido mal? Es una realidad, la mayoría de la gente visita al doctor hasta que “se siente mal”. Sin embargo, esto no es correcto, es como llevar el carro al mecánico cuando ya no arranca, aun cuando antes dio señales de falla. Así como los vehículos necesitan mantenimiento, las personas debemos cuidar nuestra salud y asistir a una revisión médica general al menos una vez al año.

 ¿En qué consiste la revisión médica?

 Es sencilla y abarca dos puntos básicos que los médicos siguen de rutina:

 Interrogatorio

El médico busca reunir datos personales como, edad, género y hábitos, así como antecedentes familiares que pueden predisponer a alguna enfermedad como diabetes, hipertensión, cáncer, entre otros padecimientos, que tienen una fuerte carga genética. Toda esta información orienta a los galenos sobre el estado de salud de la persona.

Todas las preguntas que realiza el médico son datos iniciales que contribuyen a explicar el estado de salud y en su caso la presencia de alguna enfermedad.

 

Exploración física

Una vez realizado el interrogatorio, el médico hace una exploración física para acumular más información del estado de salud. De forma común revisa oídos, nariz, garganta, hace una auscultación pulmonar y cardiaca, palpación en el área abdominal. Además de medir la tensión arterial, temperatura, peso corporal y estatura.

En este paso se obtiene un conjunto de signos físicos que pueden estar relacionados con el interrogatorio.

De ser necesario, el médico indicará que te realices los estudios de laboratorios que considere pertinentes.

 

Estudios de laboratorio

Son pruebas complementarias que solicita el doctor para confirmar o descartar alguna sospecha de enfermedad. Deben ser lo suficientemente confiables para que el tratamiento sea muy específico en caso de requerir medicamentos. Cabe mencionar que ninguna prueba de laboratorio es totalmente exacta y los resultados suelen plantear problemas de interpretación, por lo tanto el médico es el único que puede emitir un diagnóstico a partir de ellos.

Algunos indicadores que se determinan con los estudios de laboratorio son: glucosa, colesterol total y sus fracciones (HDL, LDL, VLDL), triglicéridos, entre muchos otros..

Después de la revisión médica pide al doctor que te explique con calma tu estado de salud y los resultados de los estudios de laboratorio. Te recomendamos que te quedes con algún documento con el registro de tu peso corporal, tensión arterial y estado de salud; consérvalos para integrar un historial que te servirá en revisiones futuras.

En caso necesario el médico te indicará un tratamiento médico farmacológico, además de consejos de estilo de vida saludable como la actividad física, una alimentación correcta, higiene personal, evitar fumar y excederse en bebidas alcohólicas, etc.

Respetar las indicaciones del médico es un compromiso personal.

 

¡Inicia el cuidado de tu salud!
Programa tus revisiones médicas con anticipación;
recuerda, prevenir es la clave.