¿Se puede prevenir la gastritis?

Ardor, inflamación flatulencia, náuseas, saciedad precoz, sensación de plenitud, en combinación con dolor o malestar en el abdomen, son algunos de los síntomas referidos cuando se sufre dispepsia.

Es común que estos síntomas se asocien también al padecimiento conocido como gastritis, término que se refiere a la inflamación de la mucosa del estómago que puede o no dar molestias. Es importante distinguir adecuadamente estos padecimientos, puesto que de ello dependerá su tratamiento. El diagnóstico adecuado sólo lo puede realizar un médico mediante estudios específicos, por lo tanto, no es recomendable la automedicación ni los remedios caseros, puesto que en muchas ocasiones pueden agravar el malestar.

La gastritis puede provoca dolor o ardor, acidez, alteraciones en la digestión y pérdida del apetito. Entre las causas que la provocan se encuentran: el abuso de medicamentos, bebidas alcohólicas, tabaquismo, y por una infección estomacal (por la bacteria Helicobacter pylori). Sin embargo, también puede ser incitada por la ansiedad y el estrés.

Para evitar o disminuir las molestias de estos padecimientos es recomendable:

  • Cuidar la higiene y calidad de los alimentos que consumes.
  • Evitar los ayunos (Nuestro organismo debe de recibir alimentos al menos cada 6 a 8 hrs.)
  • Realizar tus tres comidas al día (desayuno, comida y cena) en un mismo horario y alguna colación (como un sándwich o fruta); esto con el fin de no tener el estómago vacío durante mucho tiempo lo cual agravaría tu problema.
  • Disminuir el consumo de sustancias irritantes como café, picante, grasas, alcohol, entre otras.
  • Practicar alguna actividad física con carácter recreativo, al hacerlo disminuyes el estrés y favoreces el buen funcionamiento digestivo.
  • Apegarse al tratamiento médico, modificar hábitos de alimentación y el consumo frecuente de probióticos han demostrado ser eficaces en la erradicación de Helicobacter pylori, bacteria que se asocia al desarrollo de gastritis.

Recuerda que un tratamiento oportuno evitará complicaciones.

Todo padecimiento bien tratado puede mejorar nuestra calidad de vida, solo es cuestión de modificar hábitos, mantener una dieta balanceada, cuidar y respetar nuestro cuerpo.

La belleza no sólo se expresa en la manera de vestir y maquillarse, también se refleja en tus costumbres, si te sientes bien por dentro te ves mejor por fuera ¡CUIDATE!