Uso adecuado de sal y condimentos en la alimentación

semana23aLa alimentación cumple el papel fundamental de nutrir al individuo. Y un componente muy importante es el sabor, que suele ser determinante para incluir o no ciertos alimentos en la dieta. Desafortunadamente, en América Latina solemos abusar de aquellos componentes que acentúan los sabores en la comida, como azúcar, sal, grasas, entre otros. Lo que ha llevado a ingerir cantidades cada vez más altas de estos ingredientes.

El cloruro de sodio, mejor conocido como sal, son minerales que el cuerpo necesita para mantener un balance hídrico adecuado, transmitir impulsos nerviosos, entre otras funciones.

Pero cuidado, ya que el abuso de estas sustancias cuando padeces enfermedades como gastritis, colitis, hipertensión ó diabetes, pueden alterar el curso de la enfermedad, es decir, agravar las molestias, por eso, aunque no padezcas ninguna de ellas, es recomendable moderar su consumo.

¿Cuánta sal es recomendable consumir por día?

La sal ocupa un lugar especial al ser uno de los condimentos “favoritos” y del que más abusamos.

Lo recomendable es consumir entre tres y cinco gramos por día. Es importante saberlo, pues esta recomendación contempla la sal que se encuentra naturalmente en los alimentos, en las bebidas, así como en aquellos en cuya preparación se utilizan cantidades considerables como salmueras, embutidos ó enlatados.

Por eso, es necesario NO añadir más sal a tus alimentos y mantener alejado el salero de la mesa.

Analiza bien los alimentos que consumes, pues hay algunos que aunque no lo parezca, el contenido de sodio es elevado, como el pan y cereales de caja, consomé en polvo, carnes secas, por mencionar algunos.

Cuando por cuestiones de salud te han indicado la disminución ó la eliminación de sal en tus comidas no hay razón para preocuparse, ya que hay opciones que pueden ayudarte a darle un sazón diferente a tus alimentos, como:

  • sodioRecurrir a hierbas de olor como laurel, romero, tomillo, cilantro, mejorana, perejil, ya que proporcionan un agradable olor a tus platillos, así como cebollines, ajo y cebolla.
  • Agrega tan sólo una pizca de pimienta a las carnes y déjalas marinar para que absorban mejor el sabor.
  • Consume cantidades moderadas de picante.
  • Puedes también recurrir al uso de canela, clavo, curry, jengibre y nuez moscada.
  • Limita el uso de aderezos, pues hay algunos cuyo contenido en sodio es considerable.

Los sustitutos o sales reducidas en sodio como las sales de potasio o magnesio son una alternativa cuando por cuestiones de salud te han aconsejado disminuir el consumo de sal, sólo recuerda leer muy bien las etiquetas y consultarlo con tu médico.

semana17aRespecto a las etiquetas nutrimentales:

  • Fíjate muy bien cuando compres tus alimentos y revisa las etiquetas con cuidado, puesto que existen términos como:
  • Productos libres de sodio o sin sodio
  • Muy bajos en sodio
  • Bajos en sodio
  • Reducidos en sodio

Estas frases, aunque parezcan sinónimos, refieren un contenido de sodio muy variable. Toma en cuenta también el tamaño de la porción, es determinante para calcular el contenido total del sodio en el alimento.

Recuerda que los excesos siempre acarrean problemas de salud, por lo tanto, lo más recomendable es evitarlos. Reeduca tu paladar, es decir, modifica el mal hábito de consumir alimentos muy picantes, salados, endulzados y de más. Y la mejor forma de conseguirlo es disminuir gradualmente el consumo de estas sustancias.