¿Qué son los prebióticos?

Los prebióticos son hidratos de carbono no digeribles provenientes de frutas, verduras y algunos cereales integrales, mejoran la microbiota intestinal estimulando el crecimiento de bacterias benéficas como Lactobacillus y Bifidobacterias.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de Gastroenterología (WGO) los definen como:

Para ser considerado prebiótico debe cumplir las siguientes características:

 

  1. Ser indigerible por el tracto gastrointestinal.
  2. Resistir la acidez gástrica y no absorberse en el intestino delgado.
  3. Ser fermentable por bacterias beneficiosas de la microbiota intestinal.
  4. Tener beneficios para la salud.

Los prebióticos más utilizados son los fructo-oligosacáridos (FOS) como la inulina y la oligofructosa, los galacto-oligosacáridos (GOS), la lactulosa y los oligosacáridos de la leche materna.

Se encuentran de forma natural en alimentos como:

  • Trigo
  • Cebada
  • Miel
  • Espárrago
  •  Cebolla
  • Ajo
  • Plátano
  •  Puerro
  • Achicoria
  • Suero de leche

También pueden ser utilizados como ingredientes para elaborar alimentos como galletas, cereales, barras, productos lácteos, entre otros.

Los efectos benéficos del consumo de prebióticos son:   

  • Modular la microbiota intestinal.
  • Estimular el crecimiento de bacterias benéficas.
  • Controlar la proliferación de bacterias nocivas.
  • Mejorar el tránsito intestinal.
  • Favorecer la absorción de calcio.
  • Mejorar los niveles de colesterol en sangre.

Contribuye a disminuir el riesgo de:

  • Síndrome de intestino irritable.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Colitis ulcerosa.
  • Diarrea.
  • Infecciones intestinales.
  • Cáncer de colon.

 

 

 

Además, son empleados como coadyuvantes en el tratamiento de algunas enfermedades:

Afección/ Enfermedad Prebiótico
Estreñimiento Lactulosa /oligofructosa
Síndrome de intestino irritable FOS / GOS
Encefalopatía hepática Lactulosa
Prevención de diarrea Oligofructosa

 

El consumo de prebióticos debe acompañarse de un estilo de vida saludable que incluya una alimentación correcta, actividad física y el consumo de bacterias probióticas como el Lactobacillus casei Shirota, para favorecer la salud gastrointestinal.