Importancia de la lactancia materna

La lactancia materna exclusiva es la alimentación de los niños y las niñas con leche materna, como único alimento durante los primeros seis meses de vida.

La Organización Mundial de la Salud y la UNICEF recomiendan:

  • Iniciar la lactancia en la primera hora de vida del bebé.
  • Proporcionar al lactante únicamente leche materna y excluir otros alimentos y bebidas.
  • Amamantar a libre demanda, día y noche; es decir, cada vez que el niño o niña lo requiera sin un horario estricto.
  • A partir de los 6 meses, iniciar la alimentación complementaria y continuar con la lactancia de ser posible hasta los 2 años de edad.

Valor nutricional de la leche materna

La leche materna aporta todos los nutrimentos y anticuerpos que el bebé necesita durante los primeros seis meses de vida. Está compuesta por proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales y agua.

Además proporciona probióticos y prebióticos como los lacto-oligosacáridos que ayudan a fortalecer la salud gastrointestinal del bebé y preparar la mucosa de los intestinos para absorber los nutrimentos de la leche.

Beneficios de la lactancia materna

Beneficios para el bebé

 

·         Es un alimento de fácil digestión.

·         Ayuda a desarrollar las capacidades de lenguaje, inteligencia y conocimiento.

·         Protege contra enfermedades infecciosas y crónicas.

·         Reduce la mortalidad infantil por padecimientos como diarrea o neumonía.

·         Favorece la recuperación ante enfermedades.

·         Brinda una relación afectiva entre la madre y  su bebé.

 

Beneficios para la madre

·         Disminuye el riesgo de padecer cáncer de ovario, de mama y diabetes.

·         Previene hemorragias después del parto.

·         Ayuda a la recuperación del útero.

·         Al ser un alimento preparado, ahorra tiempo y evita su contaminación por el ambiente.

 

Las mujeres en periodo de lactancia deben beber abundantes líquidos, llevar una alimentación correcta y complementarla con el consumo de bacterias probióticas como el Lactobacillus casei Shirota con el fin de lograr una recuperación adecuada y prevenir enfermedades.