¿Qué es la Inmunonutrición?

Es la relación que existe entre la nutrición y el sistema inmunológico. Una mala alimentación provoca una disminución de la respuesta inmune, la cual puede generar inflamación o daño en los tejidos, desarrollo de enfermedades o complicaciones de estas.

¿Sabías que?

Una deficiencia de nutrimentos en la alimentación debilita el sistema de defensa (inmunológico).

Una alimentación correcta aporta al cuerpo los nutrimentos necesarios para el buen funcionamiento de los órganos, tejidos y sistemas que lo componen, en especial el inmunológico, y así evitar padecimientos. En la actualidad, los cambios en la dieta, la vida sedentaria y el estrés conducen al desarrollo de diversas enfermedades por la relación que existe entre el estado nutricio y la inmunidad. 

Los nutrimentos más utilizados en inmunonutrición son:

Aminoácidos:

  • La arginina mejora la función inmune celular ya que estimula la actividad de los linfocitos T y de las células Natural Killer, contribuye a la cicatrización de las heridas y previene contra infecciones bacterianas.
  • La glutamina es el aminoácido más importante debido a que fortalece el sistema inmune, modula la respuesta inmunológica, mejora la resistencia contra agentes infecciosos, protege la estructura y función intestinal.

Se obtienen en los mariscos, carnes, quesos, huevo, leguminosas y frutos secos.

Ácidos grasos omega 3:

  • Regulan la función inmune, evitan la producción de radicales libres y disminuyen la inflamación en el organismo. Se encuentran en el salmón, atún, sardinas, aceite de pescado, nueces y semillas de chía.

Antioxidantes

  • Previenen el estrés oxidativo, protegen la mucosa intestinal y evitan la inflamación de los tejidos. Sus principales fuentes alimentarias son frutas y verduras frescas.

La inmunonutrición tiene como objetivos:

  • Mejorar la cicatrización de las heridas.
  • Incrementar la función inmunológica.
  • Disminuir la inflamación.
  • Mantener el funcionamiento adecuado del aparato digestivo

Las bacterias que albergan el sistema digestivo mejor conocidas como microbiota intestinal protegen la barrera intestinal.

Una microbiota intestinal saludable ayuda a desarrollar, estimular y mantener el correcto funcionamiento del sistema inmune, esto se puede lograr al consumir con frecuencia bacterias probióticas como Lactobacillus casei Shirota que contribuye a activar las células de defensa del organismo, ante la presencia de agentes nocivos, además, mejora la absorción de los nutrimentos.