¿Qué es un simbiótico?

¿Qué es un simbiótico?  

Es una mezcla de probióticos y prebióticos con el objetivo de asegurar  la supervivencia del  probiótico y proporcionar un efecto benéfico superior para prevenir enfermedades gastrointestinales.

Un claro ejemplo de un simbiótico es la leche materna la cual aporta probióticos como Lactobacillus y Bifidobacterias al igual que prebióticos como oligosacáridos.

Las combinaciones de simbióticos más utilizadas son:

Simbióticos
                                Probiótico Prebiótico
Lactobacillus      Inulina
Lactobacillus, Streptococcus y Bifidobacterium +       Fructooligosacáridos (FOS)
Lactobacillus y Bifidobacterium +       Oligofructosa
Lactobacillus y Bifidobacterium +        Inulina

 

Los probióticos se encuentran con regularidad en productos lácteos fermentados, mientras que los prebióticos se pueden obtener de alimentos como plátano, trigo, alcachofa, espárrago, ajo, entre otros.

La utilidad de un simbiótico se da de forma específica, debido a que cada bacteria probiótica junto con la combinación del prebiótico seleccionado, proporciona beneficios diferentes y propios de cada uno de ellos.

 Beneficios generales:

  • Mantiene una microbiota intestinal saludable.
  • Previene infecciones gastrointestinales.
  • Activa el sistema inmune mejorando la capacidad inmunomoduladora.
  • Evita la reproducción de bacterias nocivas.
  • Favorece la función hepática en personas con cirrosis.

 

Los simbióticos se han utilizado para prevenir y/o tratar enfermedades gastrointestinales como la diarrea o estreñimiento. También se emplean como coadyuvantes en el tratamiento de  encefalopatía, pancreatitis y  en pacientes de cuidados intensivos y quirúrgicos.

Además,  pueden ser eficientes en la prevención de la osteoporosis, la disminución de la concentración de los niveles de colesterol LDL (malo) y glucosa en la sangre.

Recuerda que el consumo frecuente de bacterias probióticas como el Lactobacillus casei Shirota aunado al consumo de alimentos ricos en fibra, ayudan a mantener una microbiota intestinal saludable y favorece la reproducción de bacterias benéficas en los intestinos.