Frijoles y maíz, una combinación nutritiva

El frijol y maíz son alimentos básicos de la gastronomía mexicana, que se han utilizado en varios platillos típicos.

El frijol posee un alto contenido en proteínas, vitaminas y minerales; es rico en aminoácidos como lisina.

Mientras que el maíz es un cereal rico en fibra dietética y bajo en proteínas.

 

Ventajas de su combinación

  • Permite un adecuado aporte de energía, fibra y proteínas, similares a las contenidas en los alimentos de origen animal.
  • Contribuye a que el organismo obtenga todos los aminoácidos esenciales (aquellos que el ser humano no puede producir).
  • Facilita la absorción de proteínas, hierro y otros minerales por el intestino.
  • Mejora el índice glucémico, ya que no eleva la glucosa de forma brusca en la sangre.

 

Algunos aminoácidos que podemos encontrar en el frijol y el maíz juegan un papel de gran relevancia en el organismo, por ejemplo, la lisina participa en la absorción de calcio y ayuda a fortalecer el sistema inmune, el triptófano promueve la liberación de serotonina involucrada en la regulación del sueño y placer.

Por otra parte la metionina puede ser convertida en cisteína, otro aminoácido que participa en la degradación de las grasas y por consiguiente evita la acumulación de éstas en las arterias.

Tanto los frijoles como el maíz proporcionan fibra soluble e insoluble como pectinas, celulosa, hemicelulosa y lignina, que contribuyen a la ingestión adecuada de fibra, y en conjunto con el consumo habitual del Lactobacillus casei Shirota ayudan a disminuir los síntomas de estreñimiento.