Climaterio y fitoestrógenos

El climaterio o menopausia es una etapa donde la mujer pasa de la vida reproductiva a la no reproductiva. Durante este período la función de los ovarios decae y se generan cambios hormonales como la disminución de los estrógenos que pueden afectar la calidad de vida.

Algunas manifestaciones son:

  • Alteración de los ciclos menstruales.
  • Cambios en el estado de ánimo.
  • Alteración del sueño.
  • Disminución de la libido.
  • Bochornos o sensación de calor.

Beneficios de la fitoterapia

Una forma de reducir la presencia de algunos de estos síntomas es a través de la “fitoterapia” o el consumo de fitoestrógenos.

Pero, ¿Qué son los fitoestrógenos?

Son compuestos de origen vegetal que se caracterizan por ser muy similares en su forma y acción a los estrógenos producidos por el organismo. Los podemos encontrar en alimentos como:

  • Soya, camote y garbanzos.
  • Uvas, arándanos, frambuesas, moras y nueces.
  • Linaza, granos enteros y té verde.
  • Frijoles, guisantes, alfalfa y semillas de girasol.

 

Dentro de todos estos alimentos, la soya es la principal fuente de fitoestrógenos como la daizeína y genisteína, y  con tan solo consumir de 40 a 80 gramos de soya al día se pueden obtener grandes beneficios.

Actualmente, se sabe que la microbiota intestinal tiene un papel primordial en el metabolismo de estas sustancias, ya que las bacterias intestinales transforman la daizeína y genisteína en compuestos benéficos para la salud, demostrado:

  • Reducir los síntomas de bochornos.
  • Mantener la salud de los huesos.
  • Disminuir el riesgo de cáncer de mama y de colon.
  • Contribuir a prevenir enfermedades cardiovasculares.

 

Sin embargo, no todas la personas tienen una microbiota intestinal saludable, por lo que se recomienda equilibrarla a través del consumo de probióticos como el Lactobacillus casei Shirota.

Hoy por hoy, la fitoterapia arroja evidencias positivas en mejorar la calidad de vida de las mujeres con menopausia y para obtener mejores resultados ésta debe combinarse con estilos de vida saludables, junto con el consumo probióticos como el Lactobacillus casei Shirota que también favorece su salud intestinal.