¿Cómo hacer platillos atractivos y nutritivos?

Se estima que diariamente realizamos 220 decisiones respecto a nuestros alimentos.

En consecuencia, estas impactan en nuestro estado de salud y, aunque seamos conscientes de los beneficios que proporciona un alimento, elegimos consumirlo por su apariencia, considerando que “de la vista nace el amor”.

Por lo general, la forma, decoración y presentación de los alimentos crean una expectativa de cuánto nos gustará comerlos.

Aunque el estímulo visual es un factor decisivo, los demás sentidos también influyen en nuestras preferencias:

  • Olfato: Los aromas se asocian con el sabor esperado. Los olores agradables de la comida estimulan el apetito.
  • Gusto: Los sabores que percibimos son: dulce, salado, amargo, agrio y umami (salsa de soya).
  • Tacto: La textura en nuestras manos, lengua y paladar nos proporciona información adicional antes de ingerirlo.
  • Oído: Los sonidos que percibimos en la preparación y consumo de los alimentos, como el hervor o el crujir de los alimentos, también hacen que nuestra experiencia sea más agradable.

Un platillo es apetecible cuando logra estimular positivamente los sentidos y es nutritivo cuando aporta la energía y nutrimentos necesarios para nuestro cuerpo. Algunos consejos para lograr platillos atractivos y nutritivos son:

Al elegir…

  • Incluye ingredientes frescos y de temporada. Las frutas y verduras con color intenso y brillante, se relacionan con una mayor concentración de nutrimentos.
  • Lee el etiquetado frontal nutrimental. Te ayudará a tomar mejores decisiones como consumidor.

Al cocinar…

  • Prefiere preparaciones al vapor, horno, a la plancha, empapelado u otras que no impliquen el uso de grasa o aceites.
  • Limita el uso de sal y da sabor usando hierbas aromáticas, especias, limón o ajo.
  • Cocina los vegetales hasta que estén tiernos y crujientes. Cuando se cosen demasiado, cambia su textura y pierden algunas vitaminas y minerales.
  • Corta los alimentos en trozos similares (por ejemplo, a la juliana o rodajas) que además de lucir atractivos, permite una cocción uniforme y mejora el sabor, color y textura del platillo.
  • La higiene en la preparación de los alimentos ayuda a mantener su inocuidad. Es necesario trabajar en superficies limpias, lavarse las manos antes de la manipulación y desinfectar frutas y verduras, en especial si se consumirán crudas.
  • Utiliza alimentos funcionales, como los lácteos fermentados, que aportan calcio y son fuente de bacterias probióticas.
  • Suple los aderezos altos en grasa, por un alimento lácteo fermentado; puedes utilizar Sofúl para beber como base para preparar un aderezo.

Al presentar…

  • Cubre la mitad de tu plato con una variedad de frutas y verduras, así proporcionas colores, sabores y nutrimentos diferentes.
  • Cuida el tamaño de la porción y utiliza platos pequeños, así evitaras consumir alimentos en exceso.
  • Deja espacios entre tu plato, ya que además de dar presentación, es más sencillo identificar los alimentos y manipularlos.
  • Utiliza platos blancos, ya que contrasta y cede la atención a los colores, formas y texturas de los alimentos.

El uso de lácteos fermentados en la preparación de diversos platillos concede un sabor agradable, además de beneficios para tu salud por ser fuente de bacterias probióticas, como el Lactobacillus casei Shirota, que mejora la digestión, disminuye síntomas del estreñimiento, ayuda a prevenir infecciones gastrointestinales y fortalece el sistema inmune.