Alimentos de temporada: económicos y sustentables

En la actualidad podemos disponer de distintos alimentos frescos en cualquier época del año, esto es posible por la intensificación de la agricultura, el uso de nuevas tecnologías y el aumento de la exportación. Sin embargo, ¿estamos conscientes del impacto ambiental y económico generado?

Consumir alimentos de temporada suele ser más saludable y económico, además contribuye a la conservación del medio ambiente al disminuir los cultivos intensivos que agotan la tierra.

Los alimentos de temporada son aquellos que siguen y respetan su ciclo natural y solo están disponibles durante un periodo de tiempo concreto, en pocas palabras crecen en el momento en que la naturaleza les es más favorable.

Beneficios de consumir alimentos de temporada:

 

  • Cuidado del medio ambiente: Menor gasto de agua y energía para su producción y conservación.
  • Apoyo a la economía: Se favorece el comercio local al consumir productos de agricultores de la zona, además los precios son más accesibles.
  • Más nutritivos: Al ser recolectados en su mejor momento, mantienen sus propiedades nutrimentales y son más frescos y apetecibles.

 

Como consumidor puedes cuidar del medio ambiente, llevar una alimentación sustentable y de bajo costo siguiendo estos sencillos consejos:

 

  • Conoce la temporalidad de los alimentos en tu región, así aprovecharás al máximo sus beneficios. Incluso puedes hacer tu propio calendario.
  • Adquiere tus alimentos en mercados o tianguis buscando que se hayan producido lo más cercano a tu región. Además, se reduce el uso de los materiales para embalaje.
  • Compra sólo lo necesario, así evitaras desperdiciar alimentos y generar basura extra.
  • Utiliza bolsas ecológicas cuando surtas la despensa.
  • Si te gusta y es posible realiza tus propios huertos en casa.
  • Separa la basura en orgánica e inorgánica.
  • Elabora tu propia composta (abono) con los residuos de alimentos y úsalo en tus plantas.

 

También es importante que contribuyas a tu salud digestiva y a prevenir enfermedades gastrointestinales mediante una alimentación correcta y el consumo diario de probióticos como el Lactobacillus casei Shirota.