Conservadores en los alimentos, ¿necesarios?

Los conservadores son aditivos que se utilizan cuando es necesario cumplir una función tecnológica durante el proceso de elaboración de un alimento.

Los principales motivos por los cuales se añaden son:

  • Alargar la vida útil, retardar o detener procesos de fermentación y/o putrefacción de los alimentos.
  • Prevenir alteraciones en el sabor, olor o apariencia.
  • Preservar el aporte nutrimental.
  • Brindar seguridad al consumidor.

 

A través del uso de conservadores se disminuye el desperdicio de alimentos, se facilita su transporte y permite mantener la calidad del producto por mucho más tiempo.

Regulación

El uso de conservadores es fundamental y casi imposible sustituirlos; están regulados internacionalmente por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) y el Comité Mixto de Expertos de la FAO/OMS en Aditivos Alimentarios (JECFA por sus siglas en inglés).

En México, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) es quien regula su uso, establece la cantidad y tipo de conservador que se debe utilizar.

Sin duda alguna, los conservadores son seguros al cumplir con la normatividad establecida por la autoridad.

También existen otros métodos para la conservación de los alimentos como la fermentación con bacterias ácido lácticas, como el Lactobacillus casei Shirota, probiótico que contribuye a tu salud gastrointestinal. ¡Consúmelo diariamente!