La megarexia es un trastorno de la conducta alimentaria opuesto a la anorexia. Quienes la padecen consumen grandes cantidades de alimentos poco nutritivos y en consecuencia desarrollan problemas de salud.

Esta falta de nutrimentos influye en el cerebro afectando la percepción de su imagen corporal, es decir; las personas con megarexia se ven al espejo saludables, delgados y en forma, a pesar de tener sobrepeso u obesidad.

Manifestaciones

  • Falta de energía.
  • Desnutrición y deficiencias de vitaminas y minerales.
  • Despreocupación por la figura.
  • Cambios en el estado de ánimo, actitudes hostiles, conflictivas y sentimientos de rechazo.

Las principales consecuencias están asociadas al sobrepeso y obesidad incrementando el riesgo de diabetes, hipertensión, enfermedad cardiovascular, síndrome metabólico y algunos tipos de cáncer.

Por otro lado, las deficiencias de nutrimentos como la vitamina B12, podrían alterar la digestión y funcionamiento intestinal empeorando la condición de salud.

Tratamiento

Al ser un trastorno de la conducta alimentaria, las personas con megarexia necesitan ayuda psicológica para aceptar su realidad y realizar cambios en el estilo de vida.

Así mismo, los especialistas en nutrición orientan a la persona a llevar una alimentación correcta, perder peso y mejorar el estado nutricional.

Actualmente se están realizando investigaciones que relacionan las bacterias intestinales con la regulación del peso corporal, sin duda, el consumo diario de probióticos como el Lactobacillus casei Shirota podría ayudar a mejorar la salud intestinal y contribuir en la recuperación en este trastorno alimentario.