¿Los alimentos influyen en nuestro estado de ánimo?

Sí, nuestra alimentación ejerce un efecto importante a nivel cerebral a través de ciertos nutrimentos y compuestos como los ácidos grasos omega 3, magnesio, calcio y vitaminas del complejo B que pueden influir en el estado de ánimo.

Estos nutrimentos participan en la producción de serotonina y otros neurotransmisores que brindan sensaciones de alegría, bienestar y mantienen los tejidos cerebrales en óptimas condiciones.

Los encontramos en:

  • Frutos secos y pescados: son buena fuente de magnesio y omega 3 que propician una adecuada comunicación entre neuronas.
  • Chocolate puro: su contenido de aminoácidos y flavonoides brindan una sensación de bienestar.
  • Legumbres: contienen magnesio y vitaminas del complejo B que participan en la obtención de energía y promueven la salud mental.
  • Lácteos: son ricos en calcio, mineral esencial para la comunicación entre neuronas. Adicionalmente, los lácteos contienen triptófano, un aminoácido que contribuye a la formación de serotonina en el intestino.

Dado que el 95% de la serotonina se produce en el intestino, tiene sentido mantener una buena salud digestiva a través del consumo de probióticos.

De hecho, algunos estudios han demostrado que el consumo de probióticos como el Lactobacillus casei Shirota, contribuye a disminuir los niveles de ansiedad y percepción del estrés en comparación con las personas que no los toman.

Así mismo, el consumo diario de esta bacteria benéfica ayuda a mejorar la absorción de los nutrimentos y mantener un nivel de energía óptimo, el cual favorece el estado de ánimo.