Lácteos en la salud oral

La Organización Mundial de la salud (OMS) indica que más del 90% de la población mexicana presenta problemas de salud oral como caries y/o enfermedad periodontal.

El consumo de leche se ha asociado a propiedades anti cariogénicas; además se ha observado que ejerce un efecto protector contra el azúcar cuando se consumen en conjunto.

La leche contiene péptidos de caseína y lactoferrina que se encuentran asociados a:

  • Bloqueo de la adhesión de Streptococcus mutans, bacteria causante de caries.
  • Remineralización de los dientes.
  • Disminución de la producción de ácido.
  • Adhesión de bacterias comensales benéficas.

La leche representa además una fuente de nutrimentos indispensables para los dientes como calcio, fósforo y vitamina D, y es por ello que las personas que consumen lácteos presentan una menor incidencia de caries.

 

Un adulto requiere 1 gramo de calcio al día

“1 taza (240 ml) de leche aporta alrededor de 300 mg de calcio”

 

También se ha observado que los adultos que consumen alimentos con ácido láctico (queso, yogurt o productos lácteos fermentados) en cantidades mayores a 55 g por día tienen menor tasa de periodontitis.

Existe especial atención hacia los lácteos fermentados con bacterias probióticas como el Lactobacillus casei Shirota, que ha demostrado reducir la inflamación, sangrado gingival y modular la placa dental disminuyendo el riesgo de caries y enfermedades periodontales (en tejidos blandos de la cavidad bucal).

Los productos lácteos se consideran ideales para la adición de probióticos por la presencia de nutrimentos esenciales para estas bacterias, convirtiéndose en alimentos funcionales para la salud oral.

¡Consúmelos diariamente!