Según Ted Dinan, Psiquiatra de la Universidad de Cork en Irlanda, los psicobióticos son “Microorganismos vivos que cuando se administran en cantidades adecuadas mejoran la salud mental”.

Se cree que la clave de este beneficio se encuentra en el sistema nervioso entérico, conocido como “nuestro segundo cerebro” el cual está modulado por las bacterias intestinales.

¿Cuál es la relación entre la microbiota intestinal y el cerebro?

La microbiota intestinal posee gran influencia en el eje intestino cerebro como canal de una comunicación bidireccional. Se ha observado que al incrementar la cantidad de bacterias benéficas intestinales disminuyen ciertos procesos inflamatorios:

  • Reduce la liberación de cortisol, hormona relacionada con estrés.
  • Aumentan la producción de serotonina, hormona relacionada con la sensación de felicidad y bienestar.

En consecuencia, mejoran los síntomas de trastornos mentales como depresión y ansiedad.

¿Cómo funcionan los Psicobióticos?

Aunque el mecanismo no está bien definido, se propone que funciona a través del nervio vago al estimular la liberación de sustancias que sirven como mensajeros en el eje intestino-cerebro.

Un metaanálisis llevado a cabo en la Universidad Central del Sur de China evidenció la eficacia de algunos probióticos al mejorar los síntomas de depresión.

El Lactobacillus casei Shirota demostró ser útil en la disminución de los síntomas por estrés y ansiedad en personas sanas además su consumo diario favorece la salud gastrointestinal.