Leche materna, el simbiótico perfecto

La leche materna es el alimento ideal para el recién nacido; proporciona los nutrimentos necesarios para lograr un crecimiento y desarrollo adecuado durante los primeros 6 meses de vida.

Contiene bacterias benéficas (probióticas) como:

  • Lactobacillus
  • Bifidobacterias
  • Streptococcus

Además posee sustancias prebióticas como los oligosacáridos de la leche humana (HMO) que potencializan los beneficios de los probióticos y promueven el crecimiento de bacterias buenas en el intestino del bebé.

Estos componentes presentes en la leche matera (probióticos y prebióticos) la convierten en el simbiótico perfecto.

Beneficios:

  • Favorece el desarrollo de una microbiota intestinal saludable.
  • Ayuda a la maduración y fortalecimiento del sistema inmunológico.
  • Protege contra enfermedades infecciosas diarreicas y respiratorias neonatales, además contribuye a disminuir el riesgo de padecer alergias o enfermedades autoinmunes.

La composición y calidad de la leche materna depende del estado de salud de la madre, la alimentación y otros factores relacionados con el entorno.

Sugerencias para producir leche materna saludable:

  • Llevar una alimentación correcta.
  • Beber 3.8 litros de agua al día*.
  • Evitar toxicomanías y el uso de antibióticos.
  • Consumir bacterias probióticas como el Lactobacillus casei Shirota.

 

Recuerda que al mejorar las bacterias intestinales de la madre, se impacta indirectamente en la salud del lactante y el desarrollo de su microbiota intestinal sana.

 

*Recomendaciones de ingestión de nutrimentos para la población Mexicana.