Beneficios de la actividad física sobre la microbiota intestinal

La actividad física es cualquier movimiento corporal producido por los músculos de nuestro cuerpo que exige un gasto de energía. Incluye el ejercicio y otras actividades como parte del trabajo, formas de trasporte activas, tareas domésticas y actividades recreativas.

Practicar actividad física, beneficia al corazón, músculos, tendones, huesos y mejora la microbiota intestinal, de tal forma que:

  • Incrementa la diversidad y cantidad de bacterias buenas, las cuales se asocian a un menor riesgo de padecer obesidad.
  • Favorece el gasto energético.
  • Mejora la respuesta del sistema inmunológico.
  • Reduce la inflamación del organismo.

Investigaciones del British Medical Journal concluyen que los cambios favorecedores de la actividad física sobre la microbiota intestinal son independientes a otros aspectos como la alimentación, el estilo de vida y factores ambientales.

Por lo tanto, realizar actividad física ligera a moderada pero continua se ha relacionado con cambios positivos en la microbiota intestinal mejorando la abundancia de bacterias promotoras de la salud.

Recomendaciones:

  • Realiza al menos 30 minutos de actividad física ligera a moderada cinco veces a la semana.
  • Comienza gradualmente, una opción sencilla es la caminata a un paso moderado.
  • Aumenta de 5 a 10 minutos extras cada semana hasta lograr tus metas.

Para potencializar los resultados de la actividad física sobre la microbiota intestinal consume diariamente bacterias probióticas como el Lactobacillus casei Shirota el cual favorece la salud intestinal.