¿Cuándo tomar bebidas isotónicas?

Las bebidas isotónicas mejor conocidas como bebidas deportivas o rehidratantes, son preparados líquidos con electrólitos y carbohidratos simples, que ayudan a reponer rápidamente la pérdida de agua del organismo.

Se llaman isotónicas porque sus componentes se encuentran en concentraciones similares a los compuestos de la sangre.

Momento indicado para su consumo

Su uso más común es para la reposición de agua y minerales perdidos debido a la actividad física extenuante, mayor a una hora y/o en climas muy cálidos.

Funciones:

  • Electrolitos: dentro de su contenido podemos encontrar sodio, potasio, cloro, calcio y magnesio; ayudan a mantener el equilibrio hídrico dentro de nuestras células y mejora la contracción y rendimiento muscular.
  • Carbohidratos simples: glucosa, fructosa, sacarosa; ayuda al aporte de energía rápida en disciplinas de gran intensidad donde la sudoración es excesiva y hay una disminución de glucosa sanguínea, esto con la finalidad evitar una fatiga muscular precoz debido al agotamiento de las reservas de energía.

 

¿Qué pasa si las tomamos, pero, no las necesitamos?

Estas bebidas están diseñadas para la reposición de electrólitos perdidos por medio de la sudoración y el desgaste físico. Con una formulación de 0,5 a 0,7gramos de sodio y 6 a 8 % de carbohidratos simples por litro.

Si no tenemos dichas pérdidas es posible generar:

  • Aumento en la glucosa sanguínea.
  • Alteración en presión arterial.
  • Aumento de peso corporal.

 

Recuerda que para mantenerte hidratado en condiciones normales o de actividad física moderada, se recomienda el consumo de agua potable.

También, incluye diariamente en tu alimentación probióticos como el Lactobacillus casei Shirota, que genera un impacto benéfico en la salud gastrointestinal, mental y el rendimiento de los atletas.