Día Mundial del Corazón

En el año 2000 la Federación Mundial del Corazón en conjunto con la Organización Mundial de la Salud (OMS), establecieron el día 29 de septiembre como el Día Mundial del Corazón.

Desde entonces, su principal objetivo ha sido informar a la población sobre la prevención y/o control de las enfermedades cardiovasculares (ECV).

Estadísticas

Las enfermedades cardiovasculares representan la principal causa de muerte en el mundo:

  • 5 millones de defunciones por año.
  • 1 de cada 10 adultos entre 30 a 70 años muere a causa de accidentes cerebrovasculares.
  • 31% de todas las muertes mundiales son por ECV.

En México; según datos de la ENSANUT* 2016:

  • El 25.5% de los adultos mexicanos tienen hipertensión arterial, uno de los principales factores de riesgo de muerte prematura.

De acuerdo a la OMS, la buena noticia es que el 80% de los infartos al miocardio y los accidentes cerebrovasculares pueden ser evitados si se toman las medidas correctas.

Dentro de las recomendaciones que se deben llevar a cabo para mantener una buena salud cardiovascular son:

  1. Evitar el humo de tabaco.
  2. Mantener un peso corporal saludable.
  3. Llevar una alimentación correcta rica en verduras, frutas, cereales integrales y disminuir el consumo de sodio en los alimentos.
  4. Realizar por lo menos 30 minutos de actividad física, cinco veces a la semana.
  5. Controlar la presión arterial.

 

Además, consumir alimentos lácteos fermentados bajos en grasa con probióticos como el Lactobacillus casei Shirota, ayuda a equilibrar y mejorar la salud de nuestra microbiota intestinal, logrando un beneficio indirecto en la salud cardiovascular.

En los últimos años se han desarrollado investigaciones que indican el beneficio de diversos probióticos en ayudar al control del peso corporal, colesterol sanguíneo y la presión arterial, factores que contribuyen a prevenir el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

*Encuesta Nacional de Salud y Nutrición