Follow us on Social Media

¿Cómo elegir un buen probiótico?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define los probióticos como “microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, confieren beneficios a la salud”.

En la actualidad existe una gran variedad de estos productos disponibles en el mercado (alimentos y presentación farmacéutica), elegirlos puede resultar confuso para el consumidor. A continuación, se enlistan tres consejos para elegir un buen probiótico:

  1. Beneficios comprobados científicamente:

Asegúrate que sus beneficios estén comprobados científicamente y que sean los esperados para tu salud.

  1. Contiene un número efectivo de microorganismos:
  • La “dosis efectiva” de cada probiótico varía dependiendo del tipo de cepa bacteriana que se utilice.
  • Al elegir un alimento con probióticos como los lácteos fermentados verifica que tenga un rango mínimo de mil millones hasta 50 mil millones o más unidades formadoras de colonias de microorganismos (UFC).
  1. Etiquetado de manera correcta:
  • Es importante que en su etiqueta mencione:
    • El nombre o los nombres de los microorganismos que contiene.
    • Cantidad de UFC.
    • Dosis sugerida.
    • Tamaño de la porción.
    • Las condiciones apropiadas para su almacenamiento.
    • La información de contacto de la compañía que lo fabrica.

Los lácteos fermentados con Lactobacillus casei Shirota cumplen con todas las características anteriores para considerarse un buen probiótico, sus beneficios han sido científicamente comprobados y su consumo es seguro para toda la familia, formando parte de un estilo de vida saludable.

¡Consúmelos diariamente!