Follow us on Social Media

¿Los antibióticos pueden causar diarrea?

Sí, en ocasiones los antibióticos pueden afectar nuestra microbiota intestinal reduciendo la cantidad de bacterias benéficas y permitiendo el desarrollo de microorganismos que producen diarrea.

La diarrea asociada a antibióticos (DAA) se define como la diarrea que ocurre en relación al tratamiento antibiótico con exclusión de otras causas.

Entre los antibióticos más relacionados con la aparición de diarrea se encuentran:

·        Clindamicida

·        Amoxicilina-clavulánico

·        Ampicilina

·        Cefalosporinas

·        Penicilina

·        Eritromicina

·        Trimetroprim-sulfametoxazol

·        Cloranfenicol y tetraciclinas

 

Posibles mecanismos para desarrollar diarrea:

  • El propio efecto tóxico directo en los intestinos.
  • Al alterar la microbiota intestinal disminuye la cantidad de bacterias buenas y por lo tanto, se promueve el desarrollo de microorganismos que producen diarrea.

Inicio de la diarrea y síntomas:

  • La diarrea puede ocurrir tempranamente a los 2 o 7 días del inicio del antibiótico o tardíamente de 2 a 8 semanas después.
  • Los síntomas de la DAA incluyen evacuaciones acuosas frecuentes y dolor abdominal.

¿Cómo prevenir la diarrea asociada a los antibióticos?

La evidencia científica sugiere que los probióticos pueden contrarrestar los posibles efectos del uso de antibióticos al:

  • Reducir de forma moderada la duración de la diarrea.
  • Mejorar el equilibrio de las bacterias intestinales.
  • Disminuir el riesgo de presentar infecciones de bacterias nocivas.

Los probióticos, además de ser útiles en los periodos de tratamiento con antibióticos, también ayudan a digerir y absorber los nutrimentos de los alimentos y regulan la función del sistema inmune a nivel gastrointestinal. Se recomienda consumirlos diariamente a través de lácteos fermentados con Lactobacillus casei Shirota.