Follow us on Social Media

¿Las personas con litiasis renal deben eliminar los lácteos de su dieta?

No, los lácteos pueden disminuir el riesgo de litiasis e incluso ayudar a su tratamiento, debido a que fijan el oxalato presente en los alimentos y evitan su absorción.

La litiasis renal es una afección ocasionada por la formación de cálculos que se alojan en el tracto urinario, conocidos comúnmente como piedras. Pueden ser pequeños como un grano de sal o tan grandes como para lograr obstruir las vías urinarias y causar un gran dolor.

¿Cómo se forman los cálculos?

Generalmente se producen a partir de oxalato, un compuesto resultante de la digestión de ciertos alimentos. Debido a que el cuerpo humano no tiene las enzimas necesarias para eliminar este elemento de manera eficaz, recurre a los siguientes mecanismos:

  1. Se fija con el calcio en el intestino y se desecha con las heces.
  2. Es degradado por bacterias intestinales como Oxalobacter formigenes.

Desafortunadamente, debido al estilo de vida actual, muchas personas carecen de estas bacterias degradadoras de oxalato, y, aunado a una dieta pobre en calcio, este compuesto logra pasar a las vías urinarias, donde, si encuentra las condiciones específicas, forma piedras.

Recomendaciones

  • Beber de 2 a 3 litros de agua por día para mantener una dilución de orina adecuada.
  • Consumir una o dos raciones de lácteos por día asegurará un aporte adecuado de calcio, que, a su vez, ayudará a eliminar el oxalato a través de las heces.
  • Disminuir el consumo de alimentos ricos en oxalato como oleaginosas, espinacas, acelgas, berenjenas, betabel, coliflor, apio, fresas, chocolate y granos enteros.
  • Incluir probióticos como Lactobacillus y Bifidobacterias que han demostrado tener la capacidad para degradar el oxalato intestinal.

Los lácteos fermentados con probióticos como el Lactobacillus casei Shirota son una excelente opción para enriquecer la microbiota intestinal y aportar calcio, promoviendo la eliminación eficaz del oxalato.