Follow us on Social Media

Propiedades nutrimentales de las espinacas

Propiedades nutrimentales de las espinacas

La espinaca (Spinacia oleracea) es una planta de hojas color verde oscuro con un alto contenido de vitaminas, minerales y sustancias bioactivas que benefician la salud.

Valor nutritivo

Es uno de los vegetales que aporta una gran cantidad de nutrimentos en relación con las pocas calorías que contiene:

  • Vitamina A y E: mantiene las mucosas, piel y vista en condiciones saludables, además, participan en la elaboración de células sanguíneas (eritrocitos).
  • Carotenos: su contenido en luteína y zeaxantina desempeñan funciones antioxidantes y ayudan a prevenir la degeneración macular.
  • Tiamina y niacina (vitamina B1 y B3): ayudan a transformar los alimentos en energía útil.
  • Vitamina C: contribuye a la formación de colágeno para el mantenimiento de las mucosas.
  • Ácido fólico: participa en la formación de ADN y células nuevas, ayuda a prevenir defectos genéticos del cerebro y la medula espinal cuando se consume antes y durante las primeras semanas de embarazo.
  • Vitamina K: participa en la salud ósea y en la coagulación de la sangre.
  • Hierro: componente esencial de la sangre, se absorbe fácilmente con ayuda de la vitamina C.

 

Beneficios a la salud

La combinación de nutrimentos en las espinacas les permite tener las siguientes propiedades:

  • Antioxidante: prevención o retraso del daño a las células del cuerpo.
  • Antiinflamatorio: la luteína actúa como un antiinflamatorio eficaz para disminuir el riesgo de enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión o cáncer.
  • Anticancerígeno: la presencia de clorofila, luteína y betacarotenos provee un efecto protector contra cáncer de mama, colon y esófago.
  • Hipoglucemiante y antiobesidad: los tilacoides contenidos en este alimento reducen la absorción de azúcares a nivel intestinal y promueven la sensación de saciedad.

La forma más sencilla de integrar las espinacas en nuestra alimentación es a través de jugos verdes, ensaladas o como ingrediente de una sopa, crema o guarnición. Su forma de cocción es muy ligera, y se recomienda que sea al vapor o salteada.

Además, las espinacas contienen polifenoles, sustancias que en conjunto con las bacterias probióticas como el Lactobacillus casei Shirota tienen la capacidad de mejorar la microbiota intestinal y favorecer la salud gastrointestinal.