La importancia de la nutrición durante los primeros mil días de vida

¿Sabes qué necesita un bebé para alcanzar su máximo potencial en la vida? Una buena nutrición durante el embarazo y los primeros dos años de vida. Este periodo representa una oportunidad para formar las bases de la salud del niño para su futuro; también conocido como programación metabólica temprana.

Los primeros mil días de vida abarcan dos etapas; la primera corresponde a los 270 días desde la concepción hasta el nacimiento y la segunda representa los dos primeros años de vida (730 días).

En ambas etapas las decisiones que toma la madre sobre su alimentación y la nutrición del niño son determinantes para la maduración y el desarrollo de órganos y sistemas, brindando una oportunidad para construir una vida larga y saludable.

La buena nutrición durante los primeros mil días es la clave para:

  • Garantizar un desarrollo cerebral adecuado.
  • Fortalecer y madurar el sistema inmunológico.
  • Lograr un óptimo crecimiento de los niños.
  • Disminuir el riesgo de presentar enfermedades en la vida adulta.
  • Formar hábitos alimentarios perdurables.

¿Qué se debe tomar en cuenta para garantizar la buena nutrición del bebé?

  1. Durante el embarazo: brindar los nutrimentos necesarios para el desarrollo cerebral y del sistema inmunológico como proteínas, hidratos de carbono, hierro, calcio, cobre, ácido fólico, yodo y ácidos grasos poliinsaturados.
  2. Infancia: desde el nacimiento hasta el primer año de vida la lactancia materna aporta beneficios incomparables para el desarrollo cerebral e inmune. A partir de los 6 meses de edad los niños deben tener una alimentación diversa para impulsar su crecimiento y así dar forma a sus preferencias de sabor hacia alimentos saludables.
  3. Niñez temprana: es la mejor etapa para establecer hábitos de alimentación saludables. Los niños necesitan de una alimentación variada que incluya verduras, frutas granos integrales, leche y alimentos lácteos fermentados.

En estas tres etapas la microbiota intestinal saludable tiene una gran influencia en el correcto funcionamiento del sistema digestivo e inmunológico. De tal forma que durante todo este proceso se recomienda consumir probióticos como el Lactobacillus casei Shirota, que benefician la microbiota intestinal y fortalecen el sistema inmunológico.

 

Follow us on Social Media