¿Tu bebé sufre de llanto intenso por largas horas y desconoces su causa? Puede que tenga cólico infantil.

El cólico infantil o el cólico del lactante son episodios de llanto intenso y vigoroso que se presentan por lo menos 3 horas al día, mínimo 3 días a la semana, durante 3 semanas. Puede acompañarse de flatulencia, irritabilidad, inquietud y/o signos de dolor.

¿Por qué sucede?

Los médicos no han logrado encontrar una causa específica, sin embargo, lo asocian a:

  • Inmadurez del sistema digestivo.
  • Reducción de bacterias benéficas en el intestino.
  • Alergias o intolerancias a ciertos alimentos.

Es probable que ante esta situación puedas sentir mucha desesperación y dudas. ¡Tranquila!, los expertos aconsejan las siguientes acciones para disminuir la inflamación, el llanto y sobre todo la inquietud de tu pequeño.

  1. Lactancia materna: además de aportar probióticos y prebióticos los cuales contribuyen a equilibrar la microbiota intestinal de tu bebé, la leche materna contiene melatonina, sustancia que tiene efectos favorables en la mejoría del sueño y disminución del cólico infantil.
  2. Prestar atención a tu bebé: se recomienda responder al llanto sin sobreprotegerlo, realizar masajes suaves y sobre todo mantener la calma.
  3. Modificaciones en la dieta materna: se sugiere suspender alimentos alérgenos o estimulantes como pescado, huevo, frutos secos, café e incluir alimentos fermentados con probióticos pues favorecen la digestión.
  4. Administrar probióticos: algunos estudios han demostrado que ciertos probióticos del género Lactobacillus por medio de fórmulas lácteas o presentaciones farmacéuticas ayudan a reducir el tiempo de llanto, mejorar la motilidad intestinal, beneficiar la microbiota y apoyar en la maduración del sistema inmunológico.

El cólico infantil casi siempre desaparece por sí solo entre los 3 o 4 meses de edad. En todo momento es importante llevar una alimentación saludable y consumir diariamente alimentos fermentados con probióticos como el Lactobacillus casei Shirota, pues estos por medio de la leche materna ayudan a lograr la maduración tanto del sistema digestivo como del sistema inmunológico de tu bebé.

Follow us on Social Media