La inulina es un tipo de fibra presente en vegetales como alcachofa, espárragos, ajo y cebolla. De manera industrial se extrae de la raíz de achicoria, agave alcachofa de Jerusalén, para después añadirla a diferentes alimentos con el fin de mejorar su valor nutrimental.

Beneficios

  • Ayuda a la digestión.
  • Promueve la motilidad intestinal.
  • Mejora la saciedad.
  • Contribuye a la absorción de minerales como calcio y magnesio.
  • Se adiciona a múltiples alimentos como productos lácteos, horneados, cárnicos y cereales, para otorgar textura, sabor y estabilidad.

La inulina es considerada un prebiótico ya que favorece el crecimiento de microorganismos benéficos en el intestino (Bifidobacterias y Lactobacillus) y en consecuencia ayuda a disminuir las bacterias perjudiciales para la salud.

Además, tras su fermentación, las bacterias intestinales transforman la inulina en ácidos grasos de cadena corta; sustancias que sirven como energía para las células del intestino.

Por lo tanto, es importante incluir dentro de tu dieta alimentos ricos en inulina que, en conjunto con el consumo diario bacterias probióticas como el Lactobacillus casei Shirota contribuyen a mantener una buena salud intestinal.

Follow us on Social Media