¿Qué son los azúcares añadidos?

Los azúcares añadidos son compuestos monosacáridos o disacáridos que se añaden a los alimentos para otorgarles un mejor sabor o una consistencia agradable. Estos han sido utilizados por años en la elaboración de alimentos ya que aportan ciertas características como:

  • Conservación: limita el crecimiento microbiano y permite que los alimentos se preserven por más tiempo.
  • Fermentación: participa en el proceso de fermentación de cereales, frutas, miel, lácteos, etc.
  • Otorga color, textura, volumen y humedad a los alimentos.
  • Sabor: aporta dulzura.

La fuente tradicional de azúcar añadida es la sacarosa (azúcar de mesa), pero también se le puede encontrar como jarabe de maíz, maltosa, jarabe de malta, dextrosa, jarabe de maíz de alta fructuosa, miel, piloncillo, entre otros. Por ello es importante aprender a consumirlos responsablemente.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud el consumo de azúcares añadidos admitido es hasta 50 gramos al día (10% de la ingesta total de energía), basándose en una dieta de 2,000 Kcal en personas saludables.

Entonces… ¿Cómo se pueden integrar en la alimentación? Siguiendo estas sencillas sugerencias:

  1. Mantener una alimentación correcta que incluya frutas, verduras, cereales integrales, leguminosas, alimentos de origen animal y lácteos en cantidades adecuadas.
  2. Revisar las etiquetas de los productos envasados para conocer la cantidad de azúcares añadidos y considerarlas para la cantidad a consumir por día.
  3. Vigilar en casa la cantidad de azúcares que se añaden a los alimentos como el azúcar al café, agua o licuados, glaseados, mermeladas, etc.

Con estas sugerencias es posible mantener un consumo de azúcares añadidos de manera responsable, y aunado a ello, también es importante ayudar a su adecuada utilización con la práctica de actividad física diaria y el cuidando nuestra salud intestinal con la ingesta de bacterias probióticas como el Lactobacillus casei Shirota.

Follow us on Social Media