Cúrcuma: versátil y beneficiosa

La cúrcuma es un ingrediente utilizado como remedio medicinal, especia y colorante alimentario; su sabor es suave y picante, se caracteriza por dar pigmento amarillo a los alimentos. Cuenta con propiedades importantes para la salud que se relacionan con su contenido de curcumina.

 

  • Antioxidante
  • Antiinflamatoria
  • Reguladora del sistema inmune

Su metabolismo se lleva a cabo en el intestino, en donde los microorganismos la transforman en múltiples compuestos que pueden ser aprovechados por el organismo. Por otro lado, la curcumina puede tener efectos saludables sobre la microbiota intestinal, favoreciendo la riqueza de bacterias beneficiosas, su diversidad y composición.

La cúrcuma es capaz de estimular enzimas antioxidantes y eliminar radicales libres que producen la oxidación o daño de las células causando enfermedades crónicas. Además de sus efectos antioxidantes, puede inhibir la inflamación al promover una reducción de sustancias que inflaman y estimular en las células inmunes la liberación de compuestos antiinflamatorios.

Protección contra:

  • Cáncer
  • Enfermedades neurológicas (Alzheimer y Parkinson)
  • Sistema cardiovascular
  • Enfermedad del hígado

La curcumina también ayuda a regular el sistema inmune al interactuar con células como los linfocitos, macrófagos y natural killer, que promueven la eliminación de infecciones y protección contra el cáncer; además se ha observado que sus beneficios inmunológicos pueden favorecer la cicatrización de heridas en la piel.

Sus beneficios son múltiples lo que la hace ideal para incorporarla a la alimentación, ya sea en guisados, ensaladas o bebidas.

Recuerda que más allá de un solo componente, para mantener la salud, se recomienda llevar una alimentación correcta, un descanso adecuado, practicar actividad física y consumir diariamente probióticos como el Lactobacillus casei Shirota que ayudan a mejorar la digestión y absorción de los nutrimentos.