Glucosa, combustible principal del cerebro

La glucosa es el azúcar más simple y se obtiene a partir de la digestión de hidratos de carbono. Un aporte insuficiente de ella causa problemas de aprendizaje, atención y memoria, pues es el combustible principal del cerebro.

Con un peso entre 1.3 y 1.5 kilogramos (que corresponde al 2% del peso corporal) el cerebro humano requiere:

  • 20% de la energía total.
  • 25% de la glucosa que comemos, lo que equivale a ingerir entre 5 y 10g por hora, pudiendo alcanzar los 140g por día.
  • Siendo el órgano que más alimento demanda.

 

Por tal motivo el cuerpo se encarga de que haya un suministro constante de glucosa hacia el cerebro y mantiene un nivel adecuado en la sangre. Cuando se interrumpe este flujo por periodos de ayuno prolongados o una alimentación no adecuada se recurre a las reservas que se encuentran en el hígado y músculo pero que a su vez son limitadas.

Para garantizar el suministro continuo de glucosa hacia el cerebro se recomienda una alimentación saludable que incluya frutas, verduras, cereales y lácteos, alimentos que brindan hidratos de carbono, entre ellos la glucosa.

De ahí también se refleja la importancia del desayuno para un buen aprendizaje y rendimiento escolar, pues después del ayuno nocturno las reservas se ven disminuidas y es necesario mantener el aporte constante.

Si tu estilo de vida implica tareas mentales muy complejas o estas sometido a situaciones de mucho estrés la demanda de glucosa cerebral se incrementará, por lo tanto, no omitas este grupo de alimentos tan importante sobre todo en el desayuno antes de salir de casa.

Recuerda que para mantener un cuerpo y cerebro saludable la clave es tener una alimentación correcta, realizar actividad física, un buen descanso y consumir diariamente probióticos como el Lactobacillus casei Shirota, que ayudan a mejorar la digestión y absorción de los nutrimentos.