Higiene excesiva ¿es buena?

Llevar a cabo buenas prácticas de higiene puede prevenir enfermedades infecciosas y evitar millones de muertes. Ahora las sociedades modernas buscan estándares de limpieza y desinfección cada vez más altos, que incluso pueden llegar a caer en la exageración.

¿Sabías que hay microorganismos benéficos que juegan un papel importante en la salud?

Dentro del cuerpo humano habitan millones de ellos (microbiota) conviviendo en completa armonía.

De manera natural estamos expuestos a microorganismos que se encuentran en el medio ambiente. ¡Pero no todos son tan malos!, la exposición temprana a estos agentes favorece incluso el entrenamiento del sistema inmunológico.

Cuando la higiene y desinfección se llevan al exceso hay una disminución de esta exposición; situación que los científicos han relacionado al incremento de enfermedades derivadas de un mal entrenamiento del sistema inmune, como asma y alergias.

Por lo tanto, la clave para la salud está en el equilibrio de alentar las buenas prácticas de higiene y no temer a una adecuada exposición microbiana.

El “Foro Científico Internacional sobre Higiene Doméstica” emite guías basadas en evidencia científica sobre las buenas prácticas de higiene en el hogar. No hay que exagerar ni relajar las medidas sanitarias para la prevención de infecciones sobre todo durante contingencias de salud.

El lavado de manos en momentos cruciales y la correcta manipulación de alimentos son el pilar fundamental de la prevención.

Recuerda mantener una microbiota intestinal sana, pues favorece el buen funcionamiento del sistema inmune y protege contra infecciones, apóyate consumiendo diariamente probióticos como el Lactobacillus casei Shirota.