Nutrimentos para el sistema inmunológico

El sistema inmunológico defiende al cuerpo contra diversas amenazas que ocasionan el desarrollo de múltiples enfermedades e infecciones. Algunos micronutrientes y componentes dietéticos tienen funciones muy específicas en el desarrollo y mantenimiento del sistema inmunológico y en la reducción de procesos inflamatorios.

Se ha establecido que el sistema inmunológico necesita de múltiples micronutrientes específicos, incluidas las vitaminas A, D, C, E, B6 y B12, ácido fólico, zinc, hierro, cobre, selenio y magnesio que desempeñan funciones vitales, a menudo sinérgicas, en cada etapa de la respuesta inmune.

Funciones en las que participan estos nutrimentos:

  • Mantienen la integridad estructural y funcional de las barreras que representan la primera línea de defensa (piel, mucosas, etc.)
  • Participan en el desarrollo y funcionamiento de células inmunitarias.
  • Regulan procesos inflamatorios.
  • Contribuyen a la producción de anticuerpos.
  • Ayudan al reconocimiento de antígenos.

Las demandas de energía y nutrimentos por parte del sistema inmunológico pueden satisfacerse a partir de fuentes exógenas, es decir, la alimentación, pues una nutrición adecuada y apropiada permitirá obtener todos los nutrimentos que el organismo requiere para que nuestras defensas trabajen adecuadamente. Para lograrlo, debemos siempre incorporar todos los grupos de alimentos: frutas y verduras, cereales y tubérculos, alimentos de origen animal y leguminosas.

Los nutrimentos pueden afectar directa o indirectamente a las células inmunitarias provocando cambios en su función o pueden ejercer efectos a través de cambios en la microbiota intestinal, la cual también tiene un papel importante para el buen funcionamiento del sistema inmunitario.

El consumo de probióticos como el Lactobacillus casei Shirota ha demostrado ayudar a mantener una microbiota intestinal saludable y por lo tanto un mejor funcionamiento del sistema inmunitario. ¡Inclúyelos diariamente como parte de tu alimentación!