¡Lactoferrina de la leche materna, beneficios para el bebé!

La leche materna contiene una amplia gama de proteínas con actividad antimicrobiana y reguladora del sistema inmune que protegen al bebe de infecciones y procesos inflamatorios; entre ellas se encuentra la lactoferrina.

La lactoferrina es la segunda proteína predominante en la leche humana. Su concentración está relacionada con la etapa de lactancia; el calostro (primera leche) contiene más de 5 g/L, que luego disminuye significativamente a 2-3 g/L en la leche madura.

Beneficios para el bebé

Al ser resistente a la digestión, ejerce efectos benéficos sobre la microbiota intestinal del lactante mediante diversas acciones:

  1. Se une fuertemente al hierro e impide que bacterias patógenas como coli puedan utilizarlo, inhibiendo su crecimiento.
  2. Daña las membranas de bacterias dañinas.
  3. Promueve el crecimiento de bifidobacterias (bacterias benéficas con efectos probióticos predominantes en el intestino grueso del bebe).

En el intestino delgado del lactante se encuentran receptores de lactoferrina que la captan y permiten que tenga un efecto positivo en el desarrollo intestinal al promover el crecimiento y maduración de las células.

La lactoferrina se asocia con menor incidencia de enfermedades respiratorias y diarreicas

Además interactúa con las células del sistema inmunológico, promoviendo su maduración y multiplicación, en especial células tan importantes como los linfocitos y Natural Killer que son las defensas contra infecciones.

Por todas estas acciones la lactoferrina de la leche materna es muy importante para el desarrollo de la microbiota intestinal saludable y el sistema inmunológico del lactante.

¡Practica un estilo de vida saludable que incorpore el consumo de probióticos como el Lactobacillus casei Shirota!